Más
Sobre nosotros

Sobre nosotros

Un sistema mundial de sociedad basado en la propiedad común y el control democrático de los medios para producir y distribuir la riqueza por y en interés de toda la comunidad humana.
Sobre nosotros

Publicaciones Recientes

Boletín informativo

La vida en las ciudades de Nueva York (2014)

By Esteban Shenfield Noviembre 10, 2014 2 en: 09 am Sin comentarios 7 Min Read

Reseña del libro del sitio web del Partido Socialista Mundial de los Estados Unidos:

-Molly Crabapple- -John Freeman- socialista

Cuentos de dos ciudades: lo mejor y lo peor de la época en la Nueva York de hoy, ed. Juan Freeman; ilustrado por Molly Crabapple. Publicado por OR Books en asociación con Housing Works.

Las “dos ciudades” en el título de este libro son ambas Nueva York. John Freeman en su introducción nos dice que se propuso recopilar historias sobre la vida en Nueva York que se centran en las consecuencias humanas de la desigualdad de la riqueza, que “es más aguda en las 'ciudades del mundo' donde los ricos eligen vivir ( o invertir sus fortunas en bienes raíces). ¿Cómo se “siente” vivir al lado de personas que son mucho más ricas y/o mucho más pobres que tú?

Algunas de las treinta historias son relatos reales de experiencias en la vida de los propios autores. Otros son ficticios, pero estos también están destinados a ser fieles a la realidad. Alrededor de la mitad de los autores se concentran en asuntos que no tienen relación directa con el tema de la desigualdad económica. No me quejo: sus historias también son de interés. Pero aquí quiero reflexionar sobre algunas de las piezas que sí se enfocan en el tema ostensible de la colección.

Una epidemia de suicidios infantiles

María Venegas describe su experiencia enseñando en un programa extracurricular para niños en un área del centro de la ciudad. A los niños les resulta difícil hacer frente a las demandas que se les hacen y, a menudo, rompen a llorar. Uno de ellos dice que le gustaría poder suicidarse. De hecho, diez estudiantes de escuelas públicas de la ciudad de Nueva York hicieron exactamente eso en solo siete semanas en 2014: una “epidemia” en comparación con la norma anterior de la ciudad de Nueva York de diez suicidios infantiles al año.

“¿Qué está empujando a estos niños al límite?” – pregunta el profesor. El “empuje” inmediato es claramente su ansiedad por obtener las altas calificaciones que se esperan de ellos en pruebas que a menudo son confusas y están mal diseñadas. Pero miremos más profundo. Nos da una pista cuando menciona que una niña de 10 años de su clase tiene una "H escrita en la parte delantera de su sudadera": H de Harvard. Después de unas pocas páginas, nos enteramos de que los pasillos de la escuela autónoma a la que asiste esta niña llevan el nombre de universidades de la Ivy League: Harvard, Yale, Princeton, etc. “Las Ivy Leagues cuelgan ante ella todos los días”.

Hoy en día, todos los jóvenes estadounidenses son bombardeados constantemente desde todas las direcciones con el mensaje: Puedes lograrlo si te esfuerzas lo suficiente. Este “estímulo” se considera un gran avance en los malos tiempos cuando a los niños de castas bajas se les enseñaba humildemente a aceptar su lugar al final de la pila. Pero el nuevo mensaje es en realidad aún más cruel que el anterior, porque conlleva la implicación clara, aunque tácita, de que si no lo logras, eso significará que no te esforzaste lo suficiente. Solo tendrás que culparte a ti mismo.

Como aquellos que realizan esta farsa de “igualdad de oportunidades” deben saber muy bien, solo unos pocos de los niños ante los cuales “cuelan” las muy exclusivas, elitistas y caras Ivy Leagues llegarán alguna vez, y aún menos lograrán llegar a la meta. graduación. La propia profesora, aunque probablemente provenga de un entorno algo menos desfavorecido que el de sus alumnos, fue a la Universidad de Illinois, una de las universidades estatales más accesibles y considerablemente más baratas. El "colgar" es el equivalente psíquico de arrojar a estos niños contra una pared de ladrillos, una y otra vez. Lo notable no es que algunos se suiciden, sino que la mayoría no lo hace. Tales son los frutos de los esfuerzos de reforma, emprendidos en muchos casos con la mejor de las intenciones, que dejan intacta la estructura capitalista de nuestra sociedad.

La cinta de correr de la vivienda

Varias de las historias tratan sobre la vivienda, "una preocupación perpetua", como señala Freeman. Un número cada vez mayor de residentes de la ciudad no puede permitirse alquilar una casa, y mucho menos comprar una. Freeman cita algunas estadísticas sorprendentes (de todos modos, me sorprendieron): casi un tercio de los neoyorquinos paga más de la mitad de sus ingresos anuales en alquiler, mientras que en el Bronx, que es el distrito más pobre de Nueva York, el alquiler se traga dos tercios de los ingresos del hogar típico. Además del problema de los alquileres elevados, también existe la lucha interminable por obtener servicios básicos y obligar a los propietarios a realizar reparaciones esenciales.

Y, sin embargo, Nueva York tiene una larga historia de reformas legislativas destinadas a controlar los alquileres y proteger a los inquilinos contra el desalojo y el maltrato. Un tema recurrente es el impacto mínimo de estas reformas en la práctica. Los propietarios tienen muchas formas de evadir las restricciones legales, algunas de ellas bastante ingeniosas. De particular interés a este respecto es la contribución de DW Gibson, un abogado que se especializa en la ingrata, frustrante y mal remunerada tarea de proteger los derechos de los inquilinos (la mayoría de los abogados prefieren ejercer la abogacía en campos más lucrativos). Describe cómo los propietarios que quieren desalojar a los inquilinos pero carecen de los fundamentos legales adecuados para hacerlo, los inducen a irse haciéndoles la vida insoportable, siendo un método quitar las instalaciones de la cocina y el baño con el pretexto de la renovación.

Un lugar al que solían ir aquellos que no podían pagar los alquileres, en la década de 1990, antes de que las autoridades decidieran cerrarlos, eran los túneles debajo de la ciudad. Hay varios cientos de kilómetros de túneles y un par de miles de personas vivían allí junto con las ratas. En una memoria evocadoramente titulada “Near the Edge of Darkness”, Colum McCann relata sus exploraciones de este inframundo.

Mesas volteadas

La historia de Jonathan Dee es la única que está escrita desde la perspectiva de los ricos. El narrador y su esposa quedan atrapados en una tormenta de nieve mientras conducen a su casa después de una cena benéfica. Se encuentran con un hombre pobre con una pala que se ofrece a desenterrarlos, por $ 100, un cargo que pronto aumenta a $ 200. El narrador considera que esto no es razonable y maldice al hombre, pero termina comprándole la pala por $ 937, todo el efectivo que tiene en su billetera. El hombre responde a su diatriba explicando: “Se llama el mercado, perra. Se llama saber lo que soportará tu cliente”.

El tipo rico está acostumbrado a salirse con la suya y, en circunstancias normales, tiene los recursos para conseguir casi todo lo que quiere. Sin embargo, bajo las circunstancias excepcionales de la tormenta de nieve, él y su esposa se encuentran aislados dentro de una "burbuja" donde la única otra persona es el hombre pobre, y es él quien posee el único "medio de producción" que importa en esa situación particular, es decir, la pala. Las tornas se invierten: por una vez, el narrador experimenta la vulnerabilidad de quienes no poseen los medios de producción ante el chantaje de quienes sí los poseen.

Atrapado en los esfuerzos del motor

Mi historia favorita es “Engine” de Bill Cheng. El autor describe la soledad, el vacío, el desprecio por sí mismo y la autocompasión que sintió cuando era un joven que luchaba por ganarse la vida mientras pasaba de un trabajo sin futuro a otro. Sus reflexiones filosóficas son sucintas y al grano. Por ejemplo:

“No sé cómo hablar de dinero. Es una de esas cosas de las que parece que no podemos deshacernos. Por mucho que pretendamos que no importa, prepara el escenario para todas nuestras relaciones”.

Solo entre los contribuyentes, me parece, Cheng tiene un concepto claro del funcionamiento del sistema capitalista dentro del cual todos vivimos. Utiliza la potente imagen de “el Motor”:

“Incluso ahora, todavía hay momentos en los que casi puedo vislumbrar el Motor en su totalidad: sus altos muros, los engranajes, las ruedas dentadas y las avenidas a través de las cuales circula la riqueza y el poder”.

Todos estamos atrapados en las redes del Motor.

A este respecto, contrasta favorablemente con el editor del libro, John Freeman, quien no tiene un concepto del sistema como tal. Él está más interesado en la cuestión secundaria de por qué algunas personas "tienen éxito" y otras "fracasan" y no percibe el mecanismo que genera, distribuye y asigna significado a estos destinos humanos. Pero estoy de acuerdo con su conclusión de que el azar ("suerte") juega un papel importante en la decisión de este tema secundario.

Una última observación. Las unidades en la lucha competitiva ya no son familias, como lo eran en las sociedades de clases tradicionales, sino individuos solitarios. Así lo ejemplifica la historia que cuenta el propio Freeman sobre su relación con su hermano menor. Una herencia ha permitido a Freeman comprar un apartamento en Manhattan, mientras que su hermano vive en un refugio para personas sin hogar. Intenta ayudar a su hermano, a quien ama y a quien dedica el libro, pero aparentemente nunca se le ocurre que simplemente podría brindarle un apoyo financiero constante. Sin duda el “orgullo” de su hermano le impediría aceptar tal arreglo.

Stefan

Escrito por

Crecí en Muswell Hill, al norte de Londres, y me uní al Partido Socialista de Gran Bretaña a los 16 años. Después de estudiar matemáticas y estadística, trabajé como estadístico del gobierno en la década de 1970 antes de ingresar a Estudios Soviéticos en la Universidad de Birmingham. Participé activamente en el movimiento de desarme nuclear. En 1989 me mudé con mi familia a Providence, Rhode Island, EE. UU. para ocupar un puesto en la facultad de la Universidad de Brown, donde enseñé Relaciones Internacionales. Después de dejar Brown en 2000, trabajé principalmente como traductor de ruso. Me reincorporé al Movimiento Socialista Mundial alrededor de 2005 y actualmente soy secretario general del Partido Socialista Mundial de los Estados Unidos. He escrito dos libros: The Nuclear Predicament: Explorations in Soviet Ideology (Routledge, 1987) y Russian Fascism: Traditions, Tendencies, Movements (ME Sharpe, 2001) y más artículos, artículos y capítulos de libros que quisiera recordar.

Más Artículos
P
H
Deje un comentario

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio utiliza el complemento de verificación de usuario para reducir el spam. Vea cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Condiciones | Política de privacidad | Política de Cookies | Política de Devolución | Mapa del Sitio