Más
Acerca de

Acerca de

Un sistema mundial de sociedad basado en la propiedad común y el control democrático de los medios para producir y distribuir la riqueza por y en interés de toda la comunidad humana.
Acerca de

Publicaciones Recientes

Boletín informativo

La alternativa al capitalismo

El siguiente es el capítulo final del libro de 1986, State Capitalism: the Wages System Under New Management, que fue coautor de Adam Buick y el difunto John Crump.

Si el capitalismo de Estado no es socialismo, ¿qué es? En otras palabras, si la propiedad estatal y la gestión de la producción no equivalen a la abolición del capitalismo sino solo a un cambio en el marco institucional dentro del cual opera, ¿cuáles serían las características esenciales de una sociedad en la que el capitalismo hubiera sido abolido?

Aunque es posible imaginar que el capitalismo podría ser reemplazado por alguna nueva forma de sociedad de clases en la que algún otro método de explotación reemplazaría al sistema de salarios, aquí nos ocuparemos únicamente del reemplazo del capitalismo por una sociedad de la cual, para permanecer deliberadamente vaga por el momento, la explotación y el privilegio estarían ausentes.

Dado que el capitalismo es una sociedad mundial de clases y una economía de intercambio, está claro que la alternativa sin explotación al capitalismo tendría que ser una sociedad mundial sin clases y sin intercambio.

Sin clases, sin estado, sin fronteras

La base de cualquier sociedad es la forma en que sus miembros se organizan para la producción de riqueza. Donde una sección de la sociedad controla el uso de los medios de producción, podemos hablar de una sociedad de clases. El control de los medios de producción por parte de una clase implica la exclusión del resto de la sociedad de dicho control, una exclusión que en última instancia depende de la amenaza o el uso real de la fuerza física. Un órgano institucionalizado de coerción, o estado, es así una característica de todas las sociedades de clases e históricamente apareció por primera vez con la división de la sociedad en clases.

En todas las sociedades de clases, un sector de la población controla el uso de los medios de producción. Otra forma de expresarlo es que los miembros de esta sección o clase son propietarios de los medios de producción, ya que estar en condiciones de controlar el uso de algo es poseerlo, esté o no acompañado de algún título legal.

De ello se deduce que una sociedad sin clases es aquella en la que el uso de los medios de producción está controlado por todos los miembros de la sociedad por igual, y no sólo por una parte de ellos con exclusión del resto. Como dijo James Burnham:

Que una sociedad sea "sin clases" significaría que dentro de la sociedad no habría ningún grupo (con la excepción, quizás, de los órganos delegados temporales, elegidos libremente por la comunidad y siempre sujetos a revocación) que ejerciera, como grupo, cualquier control especial sobre el acceso a los instrumentos de producción; y ningún grupo que reciba, como grupo, trato preferencial en la distribución. (Burnham, 1945, pág. 55)

En una sociedad sin clases, cada miembro está en condiciones de participar, en igualdad de condiciones con todos los demás miembros, en la decisión de cómo se deben utilizar los medios de producción. Todos los miembros de la sociedad son socialmente iguales y tienen exactamente la misma relación con los medios de producción que cualquier otro miembro. Asimismo, todos los miembros de la sociedad tienen acceso a los frutos de la producción en igualdad de condiciones.

Una vez que el uso de los medios de producción está bajo el control democrático de todos los miembros de la sociedad, se abolió la propiedad de clase. Todavía se puede decir que los medios de producción pertenecen a quienes controlan y se benefician de su uso, en este caso a toda la población organizada sobre bases democráticas, y por lo tanto son de propiedad común de ellos. La propiedad común se puede definir como:

Estado de cosas en el que ninguna persona queda excluida de la posibilidad de controlar, usar y administrar los medios de producción, distribución y consumo. Cada miembro de la sociedad puede adquirir la capacidad, es decir, tiene la oportunidad de realizar una variedad de fines, por ejemplo, consumir lo que quiera, utilizar los medios de producción para fines de trabajo socialmente necesarios o innecesarios, administrar producción y distribución, planificar la asignación de recursos y tomar decisiones sobre objetivos colectivos a corto y largo plazo. La propiedad común, entonces, se refiere a la capacidad potencial de cada individuo para beneficiarse de la riqueza de la sociedad y participar en su funcionamiento. (Bragard, 1981, p. 255 énfasis en el original)

Aun así, el uso de la palabra propiedad puede ser engañoso en el sentido de que no saca a relucir completamente el hecho de que la transferencia a todos los miembros de la sociedad del poder de controlar la producción de riqueza hace que el concepto mismo de propiedad sea redundante. Con la propiedad común nadie está excluido de la posibilidad de controlar o beneficiarse del uso de los medios de producción, por lo que el concepto de propiedad en el sentido de posesión exclusiva carece de sentido: nadie está excluido, no hay no propietarios.

Podríamos inventar algún término nuevo como no-propiedad y hablar de que la sociedad alternativa sin clases al capitalismo es una sociedad sin propiedad, pero la misma idea puede expresarse sin neologismos si la propiedad común se entiende como una relación social y no como una forma. de propiedad de la propiedad. Esta igualdad de relaciones sociales entre los seres humanos con respecto al control del uso de los medios de producción puede describirse con la misma precisión mediante los términos sociedad sin clases y control democrático que mediante la propiedad común, ya que estos tres términos son solo formas diferentes de describirla desde diferentes ángulos. El uso del término propiedad común para referirse a la relación social básica de la sociedad alternativa al capitalismo no implica, por lo tanto, que la propiedad común de los medios de producción pueda existir sin control democrático. Propiedad común significa control democrático significa una sociedad sin clases.

Cuando nos referimos a la sociedad basada en la propiedad común, generalmente usaremos el término socialismo, aunque no tenemos inconveniente en que otros usen el término comunismo ya que para nosotros estos términos significan exactamente lo mismo y son intercambiables. Si hemos optado por el término socialismo es para mostrar que rechazamos decididamente la inserción leninista de una especie de sociedad de transición, mal llamada socialismo, entre el capitalismo y su alternativa sin clases, generalmente llamada comunismo. Para nosotros socialismo es comunismo, ya que ambos términos describen la sociedad que sigue inmediatamente a la abolición del capitalismo.

La propiedad común no debe confundirse con la propiedad estatal, ya que un órgano de coerción, o estado, no tiene cabida en el socialismo. Una sociedad de clases es una sociedad con un estado porque el control seccional sobre los medios de producción y la exclusión del resto de la población no pueden afirmarse sin coerción y, por lo tanto, sin un órgano especial para ejercer esta coerción. Por otro lado, una sociedad sin clases es una sociedad sin estado porque tal órgano de coerción se vuelve innecesario tan pronto como todos los miembros de la sociedad están en la misma relación con respecto al control del uso de los medios de producción. La existencia de un Estado como instrumento de coerción y control político de clase es bastante incompatible con la existencia de la relación social de propiedad común. La propiedad estatal es una forma de propiedad exclusiva que implica una relación social totalmente diferente al socialismo.

Como vimos, la propiedad común es una relación social de igualdad y democracia que hace redundante el concepto de propiedad porque ya no hay no propietarios excluidos. La propiedad estatal, por otro lado, presupone la existencia de una máquina de gobierno, un sistema legal, fuerzas armadas y las demás características de un órgano institucionalizado de coerción. Los medios de producción de propiedad estatal pertenecen a una institución que confronta a los miembros de la sociedad, los coacciona y los domina, tanto como individuos como como colectividad. Bajo la propiedad estatal la respuesta a la pregunta ¿quién es dueño de los medios de producción? no es todo el mundo o nadie como con la propiedad común; es el estado. En otras palabras, cuando un Estado es propietario de los medios de producción, los miembros de la sociedad siguen siendo no propietarios, excluidos del control. Tanto jurídica como socialmente, los medios de producción no les pertenecen a ellos, sino al Estado, que se erige como un poder independiente entre ellos y los medios de producción.

El estado, sin embargo, no es una abstracción que flota sobre la sociedad y sus miembros; es una institución social y, como tal, un grupo de seres humanos, una parte de la sociedad, organizada de una manera particular. Por eso, estrictamente hablando, deberíamos haber escrito más arriba que el estado confronta a la mayoría de los miembros de la sociedad y excluye a la mayoría de ellos del control de los medios de producción. Porque dondequiera que haya un estado, siempre hay un grupo de seres humanos que se encuentran en una relación diferente a la de la mayoría de los miembros de la sociedad: no como dominados ni excluidos, sino como dominadores y excluidores. Bajo la propiedad estatal, este grupo controla el uso de los medios de producción con exclusión de los demás miembros de la sociedad. En este sentido, es propietario de los medios de producción, esté o no reconocido formal y legalmente.

Otra razón por la cual la propiedad estatal y el socialismo son incompatibles es que el estado es una institución nacional que ejerce control político sobre un área geográfica limitada. Dado que el capitalismo es un sistema mundial, la propiedad estatal completa de los medios de producción dentro de un área política dada no puede representar la abolición del capitalismo, incluso dentro de esa área. Lo que sí significa, y este ha sido uno de los temas principales de este libro, es el establecimiento de alguna forma de capitalismo de estado cuyo modo interno de operación está condicionado por el hecho de que tiene que competir en un contexto de mercado mundial contra otros capitales. .

Como hoy el capitalismo es mundial, la sociedad que reemplace al capitalismo sólo puede ser mundial. El único socialismo posible hoy es el socialismo mundial. No más que el capitalismo puede existir el socialismo en un país. De modo que la propiedad común del socialismo es la propiedad común del mundo, de sus recursos naturales e industriales, por parte de toda la humanidad. El socialismo sólo puede ser una sociedad universal en la que todo lo que hay en y sobre la tierra se haya convertido en patrimonio común de toda la humanidad, y en la que la división del mundo en estados haya dado paso a un mundo sin fronteras pero con una administración mundial democrática .

Sin intercambio, sin economía

El socialismo, al estar basado en la propiedad común de los medios de producción por todos los miembros de la sociedad, no es una economía de intercambio. La producción ya no se llevaría a cabo para la venta con miras a la ganancia como bajo el capitalismo. De hecho, la producción no se continuaría para la venta. La producción para la venta sería un sinsentido, ya que la propiedad común de los medios de producción significa que lo producido es propiedad común de la sociedad en cuanto se produce. La cuestión de vender simplemente no puede surgir porque, como acto de intercambio, esto solo podría tener lugar entre propietarios separados. Sin embargo, los propietarios separados de partes del producto social son precisamente lo que no existiría ni podría existir en una sociedad donde los medios de producción fueran de propiedad común.

Sin embargo, el socialismo es más que una economía de intercambio; no es una economía en absoluto, ni siquiera una economía planificada. La economía, o economía política como se la llamó originalmente, surgió como el estudio de las fuerzas que entraron en funcionamiento cuando el capitalismo, como sistema de producción generalizada de mercancías, comenzó a convertirse en el modo predominante de producir y distribuir riqueza. La producción de riqueza bajo el capitalismo, en lugar de ser una interacción directa entre los seres humanos y la naturaleza, en la que los humanos modifican la naturaleza para proveerse de las cosas útiles que necesitan para vivir, se convierte en un proceso de producción de riqueza en forma de valor de cambio. Bajo este sistema, la producción está gobernada por fuerzas que operan independientemente de la voluntad humana y que se imponen como leyes externas coercitivas cuando hombres y mujeres toman decisiones sobre la producción y distribución de la riqueza. En otras palabras, el proceso social de producción y distribución de la riqueza se convierte bajo el capitalismo en una economía regida por leyes económicas y estudiada por una disciplina especial, la economía.

El socialismo no es una economía porque, al restablecer el control humano consciente sobre la producción, devolvería al proceso social de producción de riqueza su carácter original de ser simplemente una interacción directa entre los seres humanos y la naturaleza. La riqueza en el socialismo se produciría directamente como tal, es decir, como artículos útiles necesarios para la supervivencia y el disfrute humanos; los recursos y el trabajo se asignarían a este propósito mediante decisiones conscientes, no mediante la operación de leyes económicas que actúan con la misma fuerza coercitiva que las leyes de la naturaleza. Aunque su efecto es similar, las leyes económicas que entran en funcionamiento en una economía de intercambio como el capitalismo no son leyes naturales, ya que surgen de un conjunto específico de relaciones sociales existentes entre los seres humanos. Al cambiar estas relaciones sociales al poner la producción bajo control humano consciente, el socialismo aboliría estas leyes y también la economía como el campo de actividad humana regido por su operación. Por lo tanto, el socialismo haría que la economía fuera redundante.

Lo que estamos diciendo, en efecto, es que el término economía de intercambio es una tautología en el sentido de que una economía solo surge cuando la riqueza se produce para el intercambio. Ahora está claro por qué el término economía planificada es inaceptable como definición de socialismo. El socialismo no es la producción planificada de riqueza como valor de cambio, ni la producción planificada de mercancías, ni la acumulación planificada de capital. Eso es lo que pretende ser el capitalismo de Estado. De hecho, la planificación es fundamental para la idea del socialismo, pero el socialismo es la producción planificada (conscientemente coordinada) de cosas útiles para satisfacer las necesidades humanas precisamente en lugar de la producción, planificada o no, de riqueza como valor de cambio, mercancías y capital. En el socialismo, la riqueza tendría simplemente un valor de uso específico (que sería diferente en diferentes condiciones y para diferentes individuos y grupos de individuos), pero no tendría ningún valor de cambio o económico.

La economía académica convencional en Occidente rechaza la definición de economía como el estudio de las fuerzas que entran en funcionamiento cuando se produce riqueza para ser intercambiada. Pero incluso en la definición alternativa que ofrece de que la economía es el estudio de la asignación de recursos escasos para satisfacer algunas necesidades humanas (1), el socialismo no sería una economía. Porque el socialismo presupone que los recursos productivos (materiales, instrumentos de producción, fuentes de energía) y el conocimiento tecnológico son suficientes para permitir que la población del mundo produzca suficientes alimentos, ropa, vivienda y otras cosas útiles para satisfacer todas sus necesidades materiales.

La economía convencional, aunque niega que exista el potencial para tal estado de abundancia, sin embargo admite que si existiera significaría el fin, no solo de la economía como un sistema de asignación de recursos escasos, sino también de bienes que tienen un valor económico y un precio. ; los bienes simplemente se convertirían en cosas útiles producidas para que los seres humanos las tomaran y usaran, mientras que la economía, como el estudio de la forma más racional de emplear los recursos escasos, daría paso al estudio de la mejor manera de utilizar los recursos abundantes para producir bienes gratuitos en las cantidades requeridas. para satisfacer las necesidades humanas (2). Significativamente, los ideólogos del capitalismo de Estado adoptan una posición básicamente similar: si existiera la abundancia, el valor, los precios, el dinero, los mercados y los salarios podrían abolirse pero, dado que la abundancia aún no existe y no podría volver a existir durante un tiempo considerable, todas estas categorías del capitalismo deben continuar (3).

En lo que se refiere a la economía académica en Occidente, esta cuestión no es realmente de hecho sino de definición. La escasez está integrada en su sistema teórico en el sentido de que considera que un factor de producción es escaso mientras no esté disponible en un suministro ilimitado. Así, para él la abundancia sólo puede ser un caso límite teórico, una situación en la que la tierra, el capital y el trabajo estaban todos disponibles, literalmente, para ser tomados, lo que nunca podría existir en la práctica, de modo que, por definición, la escasez existiría siempre. Pero esta es una definición bastante irrazonable tanto de escasez como de abundancia. La abundancia no es una situación en la que se pueda producir una cantidad infinita de cada bien (Samuelson, 1980, p. 17). De manera similar, la escasez no es la situación que existe en ausencia de esta imposible abundancia total o absoluta. La abundancia es una situación en la que los recursos productivos son suficientes para producir suficiente riqueza para satisfacer las necesidades humanas, mientras que la escasez es una situación en la que los recursos productivos son insuficientes para este fin.

En todo caso, el valor y sus categorías no surgen de la escasez como supuesta condición natural; surgen, como vimos, del hecho social de que los bienes se producen como mercancías. De manera similar, el socialismo no es un mero estado de abundancia; es una condición social más que física o técnica. Es el conjunto de relaciones sociales correspondientes a una sociedad sin clases, es decir, a una sociedad en la que todos sus miembros se encuentran en la misma posición en cuanto a controlar y beneficiarse del uso de los medios de producción de riqueza. El establecimiento de una sociedad sin clases significa el fin de la relación trabajo asalariado/capital, que es la relación social básica de la sociedad capitalista. La relación salarial (o de empleo) expresa el hecho de que el control sobre el uso de los medios de producción lo ejerce sólo una parte de la sociedad. Es una relación entre dos clases sociales, que presupone una división de la sociedad entre quienes controlan el acceso a los medios de producción y quienes están excluidos de ese control y obligados a vivir vendiendo su capacidad de trabajo. Dado que la existencia misma del trabajo asalariado (empleo) implica una clase de propietarios y una clase de no propietarios de los medios de producción, ninguna sociedad en la que la forma predominante de actividad productiva siga siendo el trabajo asalariado puede considerarse socialista.

En la sociedad socialista, la actividad productiva tomaría la forma de una actividad elegida libremente por los seres humanos con miras a producir las cosas que necesitan para vivir y disfrutar de la vida. El trabajo productivo necesario de la sociedad no sería realizado por una clase de trabajadores asalariados contratados sino por todos los miembros de la sociedad, cada uno de acuerdo con sus habilidades y capacidades particulares, cooperando para producir las cosas requeridas para satisfacer sus necesidades tanto como individuos como como comunidades. El trabajo en la sociedad socialista sólo podría ser voluntario ya que no habría ningún grupo u órgano en condiciones de obligar a las personas a trabajar en contra de su voluntad.

La producción socialista sería producción únicamente para el uso. Los productos estarían disponibles gratuitamente para las personas, quienes los tomarían y utilizarían para satisfacer sus necesidades. En el socialismo las personas obtendrían los alimentos, ropa y otros artículos que necesitaban para su consumo personal acudiendo a un centro de distribución y tomando lo que necesitaran sin tener que entregar ni dinero ni vales de consumo. Las casas y los pisos serían gratuitos, con calefacción, iluminación y agua suministrada de forma gratuita. El transporte, las comunicaciones, la sanidad, la educación, los restaurantes y las lavanderías se organizarían como servicios públicos gratuitos. No se cobraría entrada a teatros, cines, museos, parques, bibliotecas y otros lugares de entretenimiento y recreación. El mejor término para describir esta relación social clave de la sociedad socialista es libre acceso, ya que enfatiza el hecho de que en el socialismo sería el individuo quien decidiría cuáles son sus necesidades individuales. En cuanto a las necesidades colectivas (escuelas, hospitales, teatros, bibliotecas y similares), éstas podrían ser decididas por los grupos de individuos interesados, utilizando los diversos órganos representativos democráticos que crearían en los diferentes niveles de la sociedad socialista. Así, la producción en el socialismo sería la producción de bienes gratuitos para satisfacer las necesidades autodefinidas, tanto individuales como colectivas.

Cálculo en especie

Bajo el capitalismo, la riqueza se produce para la venta, de modo que artículos particulares de riqueza (bienes producidos por el trabajo humano, cosas útiles) se convierten en mercancías que tienen un valor de cambio. De hecho, es sólo como valor de cambio que la riqueza tiene importancia para el funcionamiento del capitalismo; todos los millones de diferentes tipos de cosas útiles producidas por el trabajo humano se reducen a un denominador común: su valor económico se basa en última instancia en el tiempo de trabajo promedio necesario para producirlas de principio a fin, del cual el dinero es la medida. Esto les permite compararlos e intercambiarlos con referencia a un estándar objetivo común y también permite que los cálculos necesarios para una economía de intercambio se realicen en una unidad común.

Con la sustitución del intercambio por la propiedad común lo que sucedería básicamente es que la riqueza dejaría de tomar la forma de valor de cambio, por lo que automáticamente desaparecerían todas las expresiones de esta relación social propia de una economía de intercambio, como el dinero y los precios. En otras palabras, los bienes dejarían de tener un valor económico y se convertirían simplemente en objetos físicos que los seres humanos podrían utilizar para satisfacer una u otra necesidad. Esto no significa que los bienes llegarían a no tener valor en ningún sentido; por el contrario, continuarían teniendo la capacidad física para satisfacer las necesidades humanas. El llamado valor económico que adquieren los bienes en una economía de intercambio no tiene nada que ver con su valor real de uso como medio para satisfacer necesidades, ya que el valor de un bien para los seres humanos, es decir, su capacidad para satisfacer alguna necesidad, nunca ha cualquier relación con el tiempo necesario para producirlo. En el socialismo los bienes dejarían de ser mercancías pero seguirían siendo valores de uso; de hecho, con el desprendimiento de su inútil valor económico se potenciaría su importancia como valores de uso, ya que ésta sería la única razón por la que se producen.

La desaparición del valor económico significaría el fin del cálculo económico en el sentido de cálculo en unidades de valor ya sea medido en dinero o directamente en alguna unidad de tiempo de trabajo. Significaría que ya no había ninguna unidad común de cálculo para tomar decisiones sobre la producción de bienes. Esto a menudo se ha considerado como un poderoso argumento contra el socialismo como una sociedad sin dinero, tan poderoso de hecho que cuando Ludwig von Mises lo expresó por primera vez de manera sistemática en 1920 (Hayek et al., 1935, pp. 87-130) llevó a muchos marxistas autoproclamados, incluyendo a Karl Kautsky, a abandonar finalmente la definición del socialismo como una sociedad sin valores (y así, en efecto, a reconocer que siempre habían defendido el capitalismo de estado en lugar del socialismo)(4) y otros a elaborar esquemas complicados para usar el tiempo de trabajo como una unidad de cuenta común en el socialismo (GIC, 1930; Pannekoek, 1970, pp.23-9). Solo un participante en la discusión, Otto Neurath, un académico al margen del movimiento socialdemócrata alemán, señaló que el socialismo, como una sociedad sin dinero en la que los valores de uso se producirían a partir de otros valores de uso, no necesitaría una unidad de cuenta universal. pero podría calcularse exclusivamente en especie(5).

El cálculo en especie es un aspecto esencial de la producción de bienes en cualquier sociedad, incluida la capitalista. Una mercancía es, como vimos, un bien que, en virtud de ser producido para la venta, ha adquirido, además de su valor de uso físico, un valor de cambio socialmente determinado. Correspondientemente, el proceso de producción bajo el capitalismo es a la vez un proceso de producción de valores de cambio y un proceso de producción de valores de uso, que involucra dos tipos diferentes de cálculo. Para los primeros, la unidad de cálculo es el dinero, pero para los segundos no existe una unidad única sino toda una serie de unidades diferentes para medir la cantidad y calidad de bienes específicos utilizados en el proceso de producción de otros bienes específicos (toneladas de acero, kilovatios-hora de electricidad, horas-persona de trabajo, etc.). La desaparición del cálculo económico o valorativo en el socialismo no implicaría en modo alguno la desaparición de todo cálculo racional, ya que continuarían los cálculos en especie relacionados con la producción de determinadas cantidades de bienes como valores físicos de uso.

Lo que implicaría sería el fin de la subordinación de la elección de qué valores de uso producir y qué métodos técnicos emplear para intercambiar consideraciones de valor. En particular, el objetivo de la producción dejaría de ser maximizar la diferencia entre el valor de cambio de los bienes utilizados en el proceso de producción y el valor de cambio del producto final.

Un crítico del socialismo como una sociedad sin dinero, el académico holandés y ex ministro NG Pierson, escribiendo en 1902 en respuesta al discurso de Kautsky Sobre el día después de la revolución social (Kautsky, 1902), argumentó que, sin la unidad de cuenta común representada por el valor medido por el dinero, la sociedad socialista sería incapaz de calcular su ingreso neto:

Ahora hablaremos de la división de la renta y supondremos que ésta se efectúa según el método más avanzado, el del comunismo. Inmediatamente descubrimos un problema de valor en el sentido estricto de la palabra. ¿Qué debe considerarse como renta y, por lo tanto, qué entra en cuestión al considerar la división? Naturalmente, sólo los ingresos netos; pero la renta del Estado socialista será también renta bruta. Se requerirán materias primas para los bienes que fabrica, y en el curso de la fabricación se consumirán combustible y otras cosas y las máquinas y herramientas se desgastarán total o parcialmente. El ganado que ha sido criado habrá consumido forraje. Por lo tanto, para calcular su ingreso neto, la sociedad comunista tendría que restar todo esto del producto bruto. Pero no podemos sustraer el algodón, el carbón y la depreciación de las máquinas de los hilados y los textiles, no podemos sustraer el forraje de las bestias. Solo podemos restar el valor de uno del valor del otro. Por lo tanto, sin evaluación o estimación, el Estado comunista no puede decidir qué ingreso neto está disponible para la división. (Hayek et al, 1935, p. 70)

Pierson tenía razón: sin valor económico y dinero sería imposible calcular el ingreso neto, pero esto como la diferencia entre la cantidad de valor de cambio existente al final en comparación con el comienzo de un año es un cálculo que sería bastante innecesario, de hecho. perfectamente sin sentido, en el socialismo. Siendo el objetivo de la producción en el socialismo producir valores de uso concretos para satisfacer las necesidades humanas, todo lo que podría interesar a la sociedad socialista al final de un año sería si se han producido cantidades específicas de bienes específicos durante ese período. Para comprobarlo no habría necesidad de reducir (para continuar con los ejemplos de Piersons) el algodón, el carbón, las máquinas, los hilados, los textiles, los forrajes y las bestias, a alguna unidad común; por el contrario, es precisamente en sus formas físicas concretas de algodón, carbón, etc., que la sociedad socialista estaría interesada en estos bienes y querría contarlos.

La sociedad socialista no necesita cálculos de valor como el ingreso neto, el ingreso nacional, el producto nacional bruto y otras abstracciones similares obtenidas ignorando los valores de uso concretos de los bienes específicos producidos durante un período determinado. De hecho, el socialismo implica precisamente la liberación de la producción de su subordinación a estas consideraciones de valor de cambio. El objetivo de la producción en el socialismo no es maximizar el ingreso nacional, el PNB o el crecimiento (de los valores de cambio), que son conceptos sin sentido para él, sino producir las cantidades y tipos específicos de valores de uso que la gente había indicado que quería para satisfacer sus necesidades. . Los cálculos involucrados en la organización y verificación de esto serían cálculos en especie y no requerirían ninguna unidad de medida universal.

De manera similar, al nivel de la unidad productiva o industria individual, los únicos cálculos que serían necesarios en el socialismo serían los cálculos en especie. Por un lado se registrarían los recursos (materiales, energía, equipos, mano de obra) utilizados en la producción y por otro lado la cantidad del bien producido, junto con los subproductos. Esto, por supuesto, se hace bajo el capitalismo, pero se duplica mediante un cálculo del valor de cambio: el valor de cambio de los recursos utilizados se registra como el costo de producción, mientras que el valor de cambio de la producción (después de que se haya realizado en el mercado) ) se registra como recibos de ventas. Si este último es mayor que el primero, entonces se ha obtenido una ganancia; si es menor, entonces se registra una pérdida. Tal contabilidad de pérdidas y ganancias no tiene cabida en el socialismo y, una vez más, carecería de sentido. La producción socialista es simplemente la producción de valores de uso a partir de valores de uso, y nada más.

Aunque la existencia del socialismo presupone condiciones de abundancia (es decir, donde los recursos exceden las necesidades), la sociedad socialista aún debe preocuparse por usar los recursos de manera eficiente y racional, pero los criterios de eficiencia y racionalidad no son los mismos que en el capitalismo.

Bajo el capitalismo, al final, solo hay un criterio: el costo monetario, que, como medida del valor económico, es en última instancia un reflejo del tiempo promedio que se tarda en producir un bien de principio a fin. Los gerentes de las empresas capitalistas están obligados por el funcionamiento del mercado a elegir los métodos técnicos de producción que sean más baratos, es decir, que minimicen el tiempo de producción y, por lo tanto, el costo monetario. Todas las demás consideraciones están subordinadas, en particular la salud y el bienestar de los productores y los efectos sobre el medio ambiente natural. Muchos comentaristas han señalado durante mucho tiempo los efectos nocivos que los métodos de producción orientados a minimizar el tiempo de producción tienen sobre los productores (aceleración, dolor, estrés, accidentes, aburrimiento, exceso de trabajo, largas horas, trabajo por turnos, trabajo nocturno, etc., todo lo cual perjudica su salud y reducen su bienestar), mientras que más recientemente los científicos han documentado el daño que tales métodos de producción causan a la naturaleza (contaminación, destrucción del medio ambiente y la vida silvestre, agotamiento de los recursos no renovables).

El socialismo, como sociedad orientada a producir sólo valores de uso y no valor de cambio, tomaría en cuenta estas otras consideraciones y subordinaría la elección de los métodos de producción al bienestar de los seres humanos y la protección de su entorno natural. Sin duda, esto conduciría en muchos casos a la adopción de métodos de producción que, según los estándares capitalistas, serían ineficientes e irracionales en el sentido de que, si fueran adoptados bajo el capitalismo, costarían más y, por lo tanto, no serían rentables. Esta es la razón por la cual tales métodos no se adoptan bajo el capitalismo, donde es el valor de cambio y no el valor de uso lo que cuenta, y por qué el capitalismo tendría que ser reemplazado por el socialismo si el objetivo original de la producción como un medio para servir y mejorar el bienestar humano fuera a ser restaurado

En el socialismo, los hombres y mujeres en las diversas industrias y unidades productivas individuales tendrían la responsabilidad de producir cantidades dadas de un bien en particular con un estándar en particular, buscarían minimizar (idealmente eliminar) el daño causado a la salud y el bienestar de los seres humanos. y al medio ambiente. Como habría un objeto claro y restricciones claramente definidas, las industrias y las unidades productivas podrían usar ayudas matemáticas para la toma de decisiones, como la investigación operativa y la programación lineal, para encontrar el método técnico de producción más apropiado para emplear. Como técnicas neutrales, estas pueden seguir utilizándose cuando el objeto es algo distinto de la maximización de beneficios o la minimización de costes monetarios.

En cuanto a las decisiones que involucran opciones de naturaleza general, como qué formas de energía usar, cuál de dos o más materiales emplear para producir un bien en particular, si construir una nueva fábrica y dónde, hay otra técnica que ya está en uso bajo capitalismo que podría ser adaptado para su uso en el socialismo: el llamado análisis de costo-beneficio y sus variantes. Naturalmente, bajo el capitalismo, el balance de los beneficios y costos relevantes, ventajas y desventajas de un esquema particular o esquemas rivales se elabora en términos monetarios, pero en el socialismo se podría usar un sistema de puntos para atribuir importancia relativa a las diversas consideraciones relevantes. Los puntos atribuidos a estas consideraciones serían subjetivos, en el sentido de que esto dependería de una decisión social deliberada más que de algún estándar objetivo, pero este es el caso incluso bajo el capitalismo cuando se debe atribuir un valor monetario a tal costo o valor. beneficio como ruido o accidentes. Además, en la medida en que el dinero es una medida objetiva, lo que mide es el tiempo de producción con exclusión de todos los demás factores. En el sentido de que uno de los objetivos del socialismo es precisamente rescatar a la humanidad de la fijación capitalista con el tiempo/dinero de producción, los análisis de tipo costo-beneficio, como medio para tomar en cuenta otros factores, podrían por lo tanto decirse que son más apropiados para en el socialismo que en el capitalismo. Usar sistemas de puntos para atribuir importancia relativa de esta manera no sería recrear una unidad universal de evaluación y cálculo, sino simplemente emplear una técnica para facilitar la toma de decisiones en casos concretos particulares. Las ventajas/desventajas e incluso los puntos que se les atribuyen pueden diferir, y normalmente lo harían, de un caso a otro. Entonces, de lo que estamos hablando no es de una nueva unidad de medida universal abstracta para reemplazar el dinero y el valor económico, sino de una técnica entre otras para tomar decisiones racionales en una sociedad donde el criterio de racionalidad es el bienestar humano.

Planificación y Organización Industrial

El socialismo heredaría del capitalismo la base material existente: una compleja red productiva mundial que vincularía todos los millones de unidades productivas individuales del mundo (granjas, minas, fábricas, ferrocarriles, barcos, etc.) en un solo sistema. Los vínculos de los que estamos hablando son físicos en el sentido de que una unidad está vinculada a otra ya sea como usuario físico del producto de los demás o como proveedor físico de sus materiales, energía o equipo. Bajo el capitalismo tales vínculos se establecen de dos formas: organizacionalmente (como entre diferentes unidades productivas que forman parte de la misma empresa privada o estatal) y, sobre todo, comercialmente (como cuando una empresa contrata para comprar o vender algo a, otra empresa). En el socialismo los vínculos serían exclusivamente organizativos.

La planificación en el socialismo es esencialmente una cuestión de organización industrial, de organizar las unidades productivas en un sistema productivo que funcione sin problemas para suministrar las cosas útiles que la gente había indicado que necesitaba, tanto para su consumo individual como colectivo. Lo que establecería el socialismo sería una red racionalizada de vínculos planificados entre usuarios y proveedores; entre los usuarios finales y sus proveedores inmediatos, entre estos últimos y sus proveedores, y así sucesivamente hasta quienes extraen las materias primas de la naturaleza.

Por organización industrial entendemos la estructura para organizar la producción y distribución real de la riqueza. Algunas actividades, como el transporte y las comunicaciones intercontinentales, la extracción de petróleo y de otras materias primas clave, el desarrollo de los recursos de los océanos y la investigación espacial, se tratan claramente mejor a nivel mundial, y podemos imaginarlas organizadas por un Organización Mundial del Transporte, una Junta Mundial de Materias Primas, un Régimen Oceánico Mundial, etc. Para empezar, y suponiendo (como parece probable) que el socialismo heredaría del capitalismo un problema de hambre en el mundo, la producción de ciertos alimentos y alimentos para animales clave también podría necesitar organizarse a nivel mundial; ya existe en la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) un organismo mundial que podría adaptarse fácilmente para este propósito.

Habría necesidad de un centro administrativo y de toma de decisiones a nivel mundial, controlado democráticamente por delegados de las diversas regiones del mundo socialista (no decimos el tamaño y los límites de estas regiones ya que tales detalles deben dejarse a los miembros de la sociedad socialista para establecer), cuya tarea básica sería coordinar las relaciones entre las organizaciones industriales mundiales, entre estas y las regiones del mundo, y entre las diversas regiones del mundo. Este centro no sería un gobierno mundial ya que, como ya hemos explicado, no habría estado ni gobierno, ni siquiera a nivel mundial, en el socialismo. Sería un órgano administrativo y de coordinación y no estaría dotado de medios de coerción.

Otras industrias, y en particular la manufactura y el procesamiento, podrían organizarse a nivel regional mundial. No tiene sentido elaborar de antemano el tipo de anteproyecto detallado de organización industrial que solían hacer la antigua IWW y los sindicalistas (a pesar del nombre prometedor de Trabajadores Industriales del Mundo, estos eran de hecho anteproyectos para organizaciones industriales dentro de un marco nacional). ), pero sigue siendo razonable suponer que la actividad productiva estaría dividida en ramas y que la producción en estas ramas estaría organizada por un organismo delegado. La responsabilidad de estas industrias sería asegurar el suministro de un determinado tipo de producto ya sea, en el caso de bienes de consumo, a los centros de distribución o, en el caso de los bienes utilizados para producir otros bienes, a las unidades productivas u otras industrias.

Dado que las necesidades de los consumidores son siempre necesidades de un producto específico en un momento específico en una localidad específica, supondremos que la sociedad socialista dejaría la evaluación inicial de las necesidades probables a un organismo delegado bajo el control de la comunidad local (aunque, una vez nuevamente, otros arreglos son posibles si eso fuera lo que quisieran los miembros de la sociedad socialista). En una sociedad estable como el socialismo, las necesidades cambiarían con relativa lentitud. Por lo tanto, es razonable suponer que un sistema eficiente de control de existencias, que registre lo que los individuos realmente eligieron tomar en condiciones de libre acceso de los centros de distribución locales durante un período determinado, permitiría al comité de distribución local (a falta de un nombre) estimar cuál sería la necesidad de comida, bebida, ropa y artículos para el hogar en un período futuro similar. Algunas necesidades podrían cubrirse localmente: transporte local, restaurantes, constructores, reparaciones y algunos alimentos son ejemplos, así como servicios como alumbrado público, bibliotecas y recolección de basura. El comité de distribución local comunicaría entonces las necesidades que no pudieran satisfacerse localmente al organismo (u organismos) encargados de coordinar los suministros a las comunidades locales.

Una vez establecida tal estructura integrada de circuitos de producción y distribución a nivel local, regional y mundial, el flujo de riqueza hacia el consumidor final podría tener lugar sobre la base de que cada unidad de la estructura tenga libre acceso a lo que se necesita para cumplir su función. El particular tendría libre acceso a las mercancías en las estanterías de los centros de distribución locales; los centros locales de distribución libre acceso a los bienes que requerían para estar siempre adecuadamente abastecidos con lo que la gente necesitaba; el libre acceso de sus proveedores a los bienes que requerían de las fábricas que los abastecían; industrias y fábricas acceso libre a los materiales, equipos y energía que necesitaban para producir sus productos; etcétera.

La producción y distribución en el socialismo sería así una cuestión de organizar un sistema coordinado y más o menos autorregulado de vínculos entre usuarios y proveedores, permitiendo que los recursos y materiales fluyan sin problemas de una unidad productiva a otra y, en última instancia, al usuario final. en respuesta a la información que fluye en sentido contrario procedente de los usuarios finales. El sistema productivo se pondría así en marcha desde el punto de vista del consumidor, a medida que los individuos y las comunidades tomaran medidas para satisfacer sus necesidades autodefinidas. La producción socialista es producción autorregulada para el uso.

Para garantizar el buen funcionamiento del sistema, se necesitaría una oficina central de estadística que proporcionara estimaciones de lo que se tendría que producir para satisfacer las posibles necesidades individuales y colectivas de las personas. Estos podrían calcularse a la luz de los deseos de los consumidores según lo indicado por los informes de los comités de distribución locales y de los datos técnicos (capacidad productiva, métodos de producción, productividad, etc.) incorporados en las tablas de insumo-producto. Porque, en cualquier nivel dado de tecnología (reflejado en las tablas de insumo-producto), una combinación determinada de bienes finales (deseos del consumidor) requiere para su producción una combinación determinada de bienes intermedios y materias primas; es esta última mezcla la que la oficina central de estadística estaría calculando en términos generales. Dichos cálculos también indicarían si sería necesario ampliar o no la capacidad productiva y en qué ramas. El centro (o más bien los centros para cada región del mundo) sería esencialmente una cámara de compensación de información, procesando la información que se le comunica sobre producción y distribución y transmitiendo los resultados a las industrias para que elaboren sus planes de producción a fin de estar en una posición para satisfacer las solicitudes de sus productos provenientes de otras industrias y de las comunidades locales.

Imposibilidad del Gradualismo

Los gobiernos de algunos de los países capitalistas de Estado, en particular los que tenían el leninismo como ideología oficial, proclamaban como prisión de larga duración el establecimiento de una sociedad a la que llaman comunismo y que a primera vista se parece a la sociedad hemos esbozado como la alternativa al capitalismo. Por ejemplo, en su 22º Congreso en 1961, el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) adoptó un programa para la construcción del comunismo. Uno de los muchos libros y folletos producidos para popularizar este programa nos dice:

La distribución comunista es un sistema de suministro gratuito a los miembros de la sociedad de todo lo que necesitan. En esta sociedad el dinero será superfluo. Bajo el comunismo, los bienes de consumo, por no hablar de los bienes de capital, dejan de ser mercancías. El comercio y el dinero se sobrevivirán a sí mismos. Los pisos, las instalaciones culturales, de comunicación y transporte, las comidas, las lavanderías, la ropa, etc., serán gratuitos. Las tiendas y comercios se convertirán en depósitos públicos donde los miembros de la sociedad comunista recibirán artículos para uso personal. Desaparecerá la necesidad de salarios y otras formas de remuneración. (Mans Dreams, 1966, págs. 172 y 224)

La sociedad aquí descrita como comunismo debe ser, por lo tanto, una sociedad sin dinero, pero existe la implicación de que todavía podría haber un cuerpo separado de los miembros de la sociedad que estaría distribuyendo bienes a ellos por iniciativa propia. En otras palabras, se da a entender que los medios de producción aún podrían estar controlados por un grupo minoritario que distribuiría productos gratis a la mayoría excluida y no controladora. Que este sea el caso lo confirman otros pasajes en los que se nos dice que el comunismo puede establecerse en un país o grupo de países y que el partido continuará existiendo durante mucho tiempo incluso después del establecimiento del comunismo en un mundo. escala (6). Sobre todo, existe la incongruencia de que este sistema de distribución gratuita se considere como una evolución gradual del actual sistema capitalista de estado en Rusia. Lo que se prevé es una evolución gradual, bajo la dirección del partido, desde una forma de capitalismo de Estado en la que a los trabajadores se les pagan salarios en dinero con los que compran las cosas que necesitan a una forma de capitalismo de Estado en el que se les proporcionaría gratuitamente. cargo de las necesidades de la vida, es decir, en efecto se pagaría totalmente en especie.

Esta perspectiva de una desaparición gradual de la producción de mercancías y la economía monetaria no la sostuvo solo el PCUS, sino que es la visión leninista general de cómo se llevará a cabo la llamada transición del socialismo al comunismo. Mandel, por ejemplo, ha entrado en gran detalle para mostrar cómo la desmercantilización sería económicamente posible como una serie de medidas administrativas introducidas sobre la base de la propiedad estatal, en respuesta a los aumentos en la productividad y las inelasticidades de la demanda del mercado (Mandel, 1968, pp. 654-86). Tal transición gradual hacia el pago total en especie es quizás teóricamente concebible (aunque en nuestra opinión es muy poco probable), pero en cualquier caso el resultado final no sería el socialismo, ya que el socialismo no es el pago en especie sobre la base de la propiedad estatal; ni el socialismo podría ser introducido administrativamente por un gobierno capitalista de estado.

La definición de comunismo como propiedad estatal más pago en especie es compartida por casi todos los que han participado en debates académicos sobre el llamado comunismo puro y su factibilidad (Wiles, 1962; Sherman, 1970). Como resultado, la mayor parte de la discusión que siguió es irrelevante para el socialismo/comunismo considerado como una relación social en la que todos los miembros de la sociedad se encuentran en una posición igualitaria con respecto al control del uso de los medios de producción de riqueza. Ya hemos visto que un sistema en el que los medios de producción son propiedad del Estado no es una sociedad sin clases en la que todos los miembros se encuentran en la misma relación con los medios de producción, sino una sociedad de clases en la que los que controlan el Estado se encuentran en igualdad de condiciones. una posición privilegiada con respecto a los medios de producción, ya que controlan su uso con exclusión del resto de la sociedad. Este es el caso incluso si, como en la teoría leninista, este grupo controlador debe ser un partido de vanguardia concebido como dedicado a servir los intereses de la mayoría excluida. Mientras una parte de la sociedad esté excluida del control de los medios de producción, existe una sociedad de clases, sin importar cuán generosa o bien intencionada se considere que es la clase dominante. Esta es una de las razones por las que es imposible una evolución gradual de la propiedad estatal (capitalismo de Estado) a la propiedad común (socialismo). Tal evolución gradual de una sociedad de clases a una sociedad sin clases es imposible porque en algún momento tendría que haber una ruptura que privaría a la clase dominante capitalista de Estado, bien intencionada o, más probablemente, no, de su control exclusivo sobre los medios de vida. producción. Tendría que haber, en otras palabras, una revolución política y social en la que el poder de controlar el uso de los medios de producción sería transferido conscientemente por la mayoría excluida de la clase capitalista de estado minoritaria a todos los miembros de la sociedad.

Una razón igualmente fundamental por la que es imposible una evolución gradual del capitalismo de Estado al socialismo es la diferencia en la forma que adopta la riqueza en las dos sociedades. En el socialismo, la riqueza aparece simplemente en su forma natural (como varios valores de uso capaces de satisfacer las necesidades humanas), mientras que bajo el capitalismo de estado la riqueza toma la forma de valor (bienes que han adquirido un valor de cambio además de su valor de uso natural).

Como la totalidad de la riqueza producida hoy en día es un solo producto producido por toda la fuerza de trabajo actuando como un trabajador colectivo (Marx, 1919 (vol. I) pp. 383-4), algunos bienes no pueden ser producidos en una forma y algunos en la otra. otro. El producto social que es hoy la riqueza sólo puede producirse en su totalidad como valor o en su totalidad como simple valor de uso. Ciertamente, algunos bienes pueden distribuirse directamente en especie, mientras que otros sólo pueden obtenerse mediante pago en dinero, pero esto no es lo mismo. En este caso, los bienes producidos para la distribución en especie seguirían siendo valor en el sentido de que sus costos de producción, es decir, el valor de cambio utilizado para producirlos, tendría que pagarse con la plusvalía realizada en el sector de bienes cotizados. La contabilidad de pérdidas y ganancias en unidades de valor seguiría siendo necesaria. Esta es la razón por la cual todos los esquemas como el de Mandels para una extinción gradual de la producción de mercancías insisten en la necesidad de retener alguna unidad universal de cuenta (ya sean unidades monetarias como en los diversos esquemas de precios sombra o unidades de tiempo de trabajo como un intento para medir el valor económico directamente) tanto en el sector de precios como en el de bienes gratuitos.

El paso de la producción de mercancías a la producción únicamente para el uso sólo puede tener lugar como una ruptura, no como una transición gradual. Dado que la sociedad sin clases y la propiedad común son sinónimos, y dado que la producción de mercancías es un sinsentido sobre la base de la propiedad común, esta ruptura (revolución) es de hecho la misma que se necesita para pasar de la sociedad de clases a la sociedad sin clases. Ni las clases ni el Estado ni la producción de mercancías ni el dinero pueden desaparecer gradualmente. No es más razonable suponer que el capitalismo de Estado podría transformarse gradualmente en socialismo que la suposición de los reformistas clásicos de que el capitalismo privado podría transformarse de esa manera.

Conclusión

La alternativa al capitalismo como una sociedad que ya existe a escala mundial es, para definirlo un tanto negativamente, un mundo sin fronteras, sin clases, sin estado, sin salarios, sin dinero. O, más positivamente:

El nuevo sistema debe ser mundial. Debe ser una comunidad mundial. El mundo debe ser considerado como un solo país y la humanidad como un solo pueblo.
• Todo el pueblo cooperará para producir y distribuir todos los bienes y servicios que necesita la humanidad, participando cada uno, voluntaria y libremente, en la forma que crea que puede hacer mejor.
• Todos los bienes y servicios serán producidos para el uso exclusivo, y una vez producidos, serán distribuidos, gratuitamente, directamente a la gente para que las necesidades de cada persona sean plenamente satisfechas.
• La tierra, las fábricas, las máquinas, las minas, los caminos, los ferrocarriles, los barcos y todo lo que la humanidad necesita para seguir produciendo los medios de vida, pertenecerá a todo el pueblo. (Philoren, 1943, énfasis en el original)

Las opiniones pueden diferir legítimamente en cuanto a si tal sociedad es factible o no. Esa es una pregunta aparte. Sin embargo, en aras de la claridad, sugerimos que aquellos que se hacen pasar por críticos del capitalismo, pero que consideran que la sociedad descrita anteriormente no es factible en el futuro inmediato, deben abstenerse de usar el término socialismo para referirse a cualquier sociedad en la que el dinero , los salarios y el estado existen. Ya existe un término perfectamente adecuado para referirse a tal capitalismo de sociedad o, en su caso, capitalismo de Estado. Simplemente confunde la cuestión hablar de que el socialismo es algo más que una comunidad mundial sin dinero, sin salarios y sin estado.

Notas

(1) Esto lleva a la suposición básica que hace el análisis económico sobre el mundo físico. Se supone que la característica fundamental del mundo económico, la característica que da origen a los problemas económicos, es que los bienes son escasos. Muy pocas cosas en el mundo, a excepción del aire, el agua y (en algunos países) la luz del sol, están disponibles en cantidades ilimitadas. Es debido a la escasez que los bienes tienen que ser repartidos entre los individuos. Si no existiera la escasez, entonces no habría sistema económico ni economía (Stonier y Hague, 1980, p. 3, énfasis en el original).

(2) La abundancia elimina el conflicto sobre la asignación de recursos ya que, por definición, hay suficiente para todos y, por lo tanto, no hay opciones mutuamente excluyentes, no se pierde ninguna oportunidad y no hay costo de oportunidad. Se habrá alcanzado la edad de oro, un equilibrio comunista de estado estacionario. El cambio gradual, el crecimiento, será simple e indoloro. La tarea de planificar se convierte en una simple rutina; el papel de la economía queda virtualmente eliminado. Entonces no hay razón para que varios individuos y grupos compitan, tomen posesión para su propio uso de lo que está libremente disponible para todos (Nove, 1983, p. 15). Entonces no habría bienes económicos, es decir, bienes relativamente escasos; y apenas habría necesidad de un estudio de economía o economización. Todos los bienes serían bienes gratuitos, como solía ser el aire puro (Samuelson, 1980, p. 17, énfasis en el original).

(3) Las fuerzas productivas actuales son bastante inadecuadas para proporcionar a toda la humanidad un confort actualizado (Mandel, 1968, p. 610). La necesidad de un período de transición se deriva precisamente del hecho de que al día siguiente de la abolición del capitalismo, la sociedad aún vive en una situación de escasez relativa de bienes de consumo. La asignación de bienes de consumo durante la época de transición del capitalismo al socialismo debe, por lo tanto, efectuarse esencialmente a través del intercambio, es decir, a través de la compra y venta. Los bienes de consumo continúan siendo commodities. Dejando de lado el salario social, la fuerza de trabajo se paga esencialmente en dinero. Por lo tanto, sigue existiendo un enorme sector monetario en la economía (ibíd., pág. 632, énfasis en el original).

(4) De la misma manera, incluso si las personas se limitaran estrictamente al intercambio de productos naturales, la existencia del dinero seguiría siendo indispensable en una sociedad socialista como medida de valor a efectos contables y para calcular las relaciones de cambio ( Kautsky, 1922, pág. 318).

(5) . . . el análisis económico, que comienza con cantidades que se miden de manera diferente y que termina con cantidades que se miden de manera diferente, nunca puede reducirse a un único denominador común, especialmente al denominador común trabajo (Neurath, 1925, p. . 74).

(6) No es imposible que el comunismo se haya establecido en los países socialistas antes de que los países capitalistas tomen el camino socialista (Mans Dreams, 1966, p. 227). El Partido ocupará la posición de liderazgo en la sociedad comunista durante mucho tiempo, aunque sus métodos y formas de trabajo y su estructura, naturalmente, se modificarán sustancialmente. El Partido, la encarnación misma de todo lo que es progresista y organizado, seguirá existiendo incluso en las primeras etapas del comunismo, después de su victoria a escala mundial. A la sociedad comunista le tomará muchos años e incluso décadas antes de que los nuevos mecanismos estén completamente desarrollados y sean máximamente efectivos, antes de que se creen las condiciones para la extinción del Partido. Este será un proceso largo y gradual (ibid., p. 233).

2 Comentarios
  1. Jay K. dice:

    ¿Ha pensado alguna vez en unirse al Partido Verde (quizás con un acuerdo para ajustar la plataforma del partido según sea necesario) en un intento de crear un "tercero" más grande y, por lo tanto, más legítimo que en realidad podría desafiar el status quo de solo los candidatos republicanos o demócratas tienen una posibilidad real de ganar la presidencia?

    Solo un pensamiento…..

    1. Roel dice:

      Si alguna vez nos reunimos con otra organización dedicada únicamente a la abolición del capital y su sistema de empleo, daríamos pasos para negociar una fusión. Y nos hemos topado con dos o tres prometedores desde 1916. El problema es que la izquierda está compuesta casi en su totalidad por gente interesada en remendar el capitalismo, aunque ellos no lo ven así. La izquierda tiende a pensar que hace que el capitalismo sea cada vez más progresista, y finalmente le da ese empujón sobre el umbral donde se hace justicia (si abolir el sistema de salarios parece demasiado complicado). Así que me temo que el Partido Verde está un poco estancado en la línea de salida en ese sentido. Un corolario desafortunado es que es mucho más probable que organizaciones como los Verdes atraigan miembros (y votos) precisamente porque la abolición parece tan "todo o nada", que es un subproducto de reducir los problemas a demandas concretas, un legado del viejo plataforma socialdemócrata.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio utiliza el complemento de verificación de usuario para reducir el spam. Vea cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Condiciones | Política de privacidad | Política de Cookies | Política de Devolución | Mapa del Sitio