Más
Sobre nosotros

Sobre nosotros

Un sistema mundial de sociedad basado en la propiedad común y el control democrático de los medios para producir y distribuir la riqueza por y en interés de toda la comunidad humana.
Sobre nosotros

Publicaciones Recientes

Boletín informativo

Historia de la SPGB

nota introductoria. A continuación, nuestro camarada Joe R. Hopkins esboza la historia de nuestro partido compañero británico, el Partido Socialista de Gran Bretaña. Para leer más sobre este tema, recomendamos el Edición de junio de 2004 de The Socialist Standard, que contiene una amplia gama de material, incluidos documentos originales como el acta de la reunión inaugural en 1904 y un plan de estudios utilizado por el partido en las décadas de 1930 y 1940, un artículo sobre la tradición de hablar en público del SPGB, controversias dentro del partido , grupos disidentes y reminiscencias personales. También vale la pena leer a Robert Barltrop, El monumento: la historia del Partido Socialista de Gran Bretaña. Las copias del libro ahora son difíciles de conseguir, pero el texto está en línea. aquí. –FDS

En junio de 2014, el Partido Socialista de Gran Bretaña cumplió 110 años:

En el Printers' Hall, en un pequeño callejón de Fetter Lane, Fleet Street, se llevó a cabo la Reunión Inaugural del nuevo partido el 12 de junio de 1904

El Partido Socialista de Gran Bretaña (SPGB) fue creado por un pequeño grupo de socialistas marxistas “clásicos” que se habían desilusionado con lo que colectivamente consideraban los falsos partidos socialistas que habían llegado a representar el movimiento socialista de la época. Los fundadores del SPGB eran muy conscientes de que todos los autodenominados partidos socialistas que conocían habían adoptado las políticas de reforma, tenían una estructura jerárquica o se había desarrollado una dirección de partido. El SPGB fue un partido revolucionario y supo desde sus inicios que era una revolución social que se necesitaba para iniciar los cambios políticos necesarios para la emancipación de la clase trabajadora y que es imposible reformar el sistema capitalista para beneficiar a la clase mayoritaria de trabajadores; que el socialismo es una sociedad sin clases y la jerarquía es una contradicción con este principio de igualdad. En lo que respecta al liderazgo, todos los fundadores del SPGB eran ultrademócratas que estaban de acuerdo en que “solo un Partido que no sabía a dónde iba necesitaría ser dirigido”.

El Comité Provisional, organizadores de la Reunión Inaugural, presentó un conjunto propuesto de reglas del Partido y un Objeto y Declaración de Principios (DdP) al pequeño grupo de 142 miembros fundadores del Partido. Las Reglas del Partido se redactaron de manera que aseguraran que los miembros del Partido tuvieran y mantuvieran el control de todos los asuntos del Partido. Las Reglas del Partido preveían un Comité Ejecutivo elegido democráticamente para administrar la operación y los asuntos diarios del Partido; no habría liderazgo. Todas las propuestas del Comité Provisional fueron debatidas y aprobadas por unanimidad de votos.

El Partido recién formado creía que “los fracasos de las organizaciones existentes eran simplemente el fruto de teorías falsas” y, en consecuencia, sostenía que “la propaganda socialista tenía que basarse en una teoría correcta respaldada por argumentos y persuasión, y eso requería confiar en definiciones formales, lógica y análisis.”2 El Partido rápidamente emprendió la organización de la impresión y distribución de su órgano oficial del Partido: el Socialist Standard - Revista del Partido Socialista de Gran Bretaña.

ElNorma socialista ha aparecido todos los meses desde septiembre de 1904, analizando eventos políticos, económicos y sociales contemporáneos y exponiendo aspectos de la teoría socialista como la economía marxista y la Concepción Materialista de la Historia.3

No ha habido ningún mes en los últimos 109 años (1,308 meses) en que el Norma socialista no se imprimió ni distribuyó; hazaña nada despreciable durante dos guerras mundiales. No ha habido problema deNorma socialista impreso en los últimos 109 años (1,308 números) que no mostraba el Objeto y la Declaración de Principios del SPGB entre sus cubiertas.

El Objeto y Declaración de Principios es un documento histórico que no ha cambiado desde que fue adoptado por primera vez. The Object and DoP está lejos de expresar una visión general integral de la perspectiva y la posición del SPGB en todo lo social y político, pero sí, en un lenguaje legalistamente preciso, brinda el esquema básico de la teoría de la revolución práctica del SPGB. Es como sigue:

Esta declaración es la base de nuestra organización y, debido a que también es un importante documento histórico que data de la formación del partido en 1904, se ha conservado su idioma original.

Objeto

El establecimiento de un sistema de sociedad basado en la propiedad común y el control democrático de los medios e instrumentos para producir y distribuir la riqueza por y en interés de toda la comunidad.


Declaración de principios

El Partido Socialista de Gran Bretaña sostiene: 

1. Que la sociedad, tal como está constituida actualmente, se basa en la propiedad de los medios de vida (es decir, la tierra, las fábricas, los ferrocarriles, etc.) por parte de la clase capitalista o amo, y la consiguiente esclavitud de la clase trabajadora, por cuyo trabajo únicamente se produce la riqueza.

2. Que en la sociedad, por tanto, existe un antagonismo de intereses, manifestándose como una lucha de clases entre los que poseen pero no producen y los que producen pero no poseen. 

3. Que este antagonismo sólo puede ser abolido por la emancipación de la clase obrera del dominio de la clase amo, por la conversión en propiedad común de la sociedad de los medios de producción y distribución, y su control democrático por todo el pueblo. 

4. Que como en el orden de la evolución social la clase obrera es la última clase en alcanzar su libertad, la emancipación de la clase obrera implicará la emancipación de toda la humanidad, sin distinción de raza o sexo. 

5. Que esta emancipación debe ser obra de la propia clase obrera.

6. Que como la maquinaria de gobierno, incluyendo las fuerzas armadas de la nación, existe sólo para conservar el monopolio de la clase capitalista de las riquezas arrebatadas a los trabajadores, la clase obrera debe organizarse consciente y políticamente para la conquista de los poderes de la gobierno, nacional y local, a fin de que esta maquinaria, incluidas estas fuerzas, se convierta de un instrumento de opresión en el agente de la emancipación y el derrocamiento del privilegio, aristocrático y plutocrático. 

7. Como todos los partidos políticos no son más que la expresión de los intereses de clase, y como el interés de la clase trabajadora es diametralmente opuesto a los intereses de todos los sectores de la clase dominante, el partido que busca la emancipación de la clase trabajadora debe ser hostil a todos los demás partidos. . 

8. El Partido Socialista de Gran Bretaña, por lo tanto, ingresa al campo de acción política decidido a hacer la guerra contra todos los demás partidos políticos, ya sean supuestamente laboristas o declaradamente capitalistas, y llama a los miembros de la clase obrera de este país a unirse bajo su bandera a fin de que se dé pronto fin al sistema que les priva de los frutos de su trabajo, y que la pobreza dé lugar a la comodidad, el privilegio a la igualdad y la esclavitud a la libertad. 

Un punto de distinción es que el Objeto se refiere al socialismo como un “sistema de sociedad”. En otro lugar, el SPGB explica que “un sistema de sociedad alude a la suma total de las relaciones humanas”.4

Además de utilizar el Norma socialista Para promover los valores y principios socialistas, la influencia del Partido creció mediante el uso de la oratoria de tribuna. Muchos miembros interesados ​​en convertirse en oradores públicos del Partido asistieron a eventos de oratoria impartidos por oradores experimentados del Partido, a menudo en Hyde Park, Londres, para tener una “intuición” al dirigirse a reuniones que variaban en tamaño desde unos pocos transeúntes interesados ​​hasta multitudes que numerados por centenas. El derecho a reunirse y hablar libremente en Hyde Park fue consagrado en la Ley de Regulación de Parques de 1872. Entre 1885 y 1939 hubo alrededor de 100 reuniones al aire libre cada semana solo en Londres.5 Como colectivo, el Partido desarrolló una “Prueba del orador”. ” para infundir confianza en que el orador estaría a la altura de la tarea de promover el caso del socialismo con la máxima fidelidad a la “plataforma” del SPGB.

[E]l Partido Socialista [como el SPGB a menudo se refiere a sí mismo] está particularmente orgulloso del hecho de que una de las cosas que hemos logrado hacer durante los últimos 100 años [ahora 109 años] ha sido mantener viva la idea original de lo que iba a ser una sociedad socialista: una sociedad sin clases, sin estado, sin fronteras, sin salarios, sin dinero, para definirla de forma algo negativa, o más positivamente, una comunidad mundial en la que los recursos naturales e industriales del planeta se habrán convertido en el patrimonio común de toda la humanidad, una sociedad democrática en la que hombres y mujeres libres e iguales cooperen para producir las cosas que necesitan para vivir y disfrutar de la vida y a la que tengan libre acceso de acuerdo con el principio “de cada uno según su capacidad, a cada uno”. según sus necesidades.”6

La amplia descripción de la sociedad socialista dada anteriormente, enumerando algunas de las principales características de principios necesarias para crear una sociedad socialista dentro de la lógica marxista clásica, no proporciona minucias detalladas sobre las instituciones sociales, como las escuelas o la ley, etc., que surgirán diacrónicamente a través de la transformación y desarrollo de la nueva formación social por una buena razón. La SPGB no ha expresado interés en “escribir recetas para los libros de cocina del futuro”. En palabras de Edward Shils, un hombre de ideas afines a las de Georges Sorel, escribiendo en 1950:

El socialismo se ha convertido en una suposición no pensada, una colección de recetas económicas y una crítica persistente, desde la distancia, de las instituciones existentes.7

Lo anterior sigue siendo la posición y condición de pensamiento que mantienen algunas organizaciones y agrupaciones más pequeñas y desestructuradas más de 60 años después, más de 20 años después de que la Unión Soviética, con su economía planificada, colapsara y se desintegrara. Es imposible predecir exactamente cómo será una sociedad socialista. El SPGB no asume la tarea de dibujar un cuadro de la sociedad futura, no siendo un partido de vanguardia; Marx explicó en La ideologia alemana que el socialismo “no es un estado de cosasque se va a establecer, un ideal a la que la realidad [tendrá] que ajustarse… [sino] el movimiento real que suprime el presente estado de cosas.”8

El SPGB se ha mantenido fiel a esa corriente particular de la tradición socialista clásica establecida por Marx durante más de un siglo y logró evitar convertirse en una organización osificada incapaz de adaptarse y responder a las condiciones políticas y materiales cambiantes. El Partido continúa generando contribuciones novedosas y sorprendentes a la teoría socialista en asuntos prácticos como los relacionados con la producción y distribución global, la administración social y la “economía” en un mundo sin dinero y sin salarios. A medida que avanzan la ciencia y la tecnología, el SPGB ha podido sincronizar estos nuevos desarrollos dentro de su análisis socialista, lo que ha dado como resultado soluciones modernas tanto para viejas preguntas como para nuevos problemas a medida que surgen, como el calentamiento global, que mantienen al Partido actual y relevante.

Para hacer frente a la catástrofe del calentamiento global que se aproxima, el SPGB en 2008 imprimió ¿Una pregunta inconveniente? — un folleto que explica las opiniones del Partido sobre el calentamiento global. La historia le había mostrado claramente al SPGB que la acción organizada desde "arriba hacia abajo" sería peor que inútil en este tema. Los grupos de presión, los cabilderos, las ONG, especialmente los gobiernos, se basan en el sistema de producción "con fines de lucro" y solo podrían tratar de reformar ese sistema en lugar de abandonarlo como lo requiere la salud del planeta en este momento. Lo que siguió a la "Conferencia de Estocolmo" muestra la futilidad de la acción "de arriba hacia abajo". en 1972

Se llevó a cabo una conferencia en Estocolmo que discutió dos grupos de temas ambientales. El primer grupo eran las dimensiones sociales y económicas... Siguieron varias conferencias, que por lo general resultaron en declaraciones o acuerdos a escala limitada. Un ejemplo es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1987 entre Canadá, México y los Estados Unidos. Pero como ha señalado John Bellamy Foster, “…el objetivo principal… era promover la acumulación, no la sostenibilidad ecológica” (El planeta vulnerable, 1994, pág. 132).9

Aquí JB Foster y el SPGB ciertamente parecen compartir puntos de vista similares. Las opiniones de Marx sobre la relación entre los procesos naturales y las formas de producción han estado sujetas a lo largo de los años a una variedad de distorsiones y malentendidos, provenientes tanto de la derecha como de la izquierda:

Karl Marx, indiscutiblemente un “rojo” en ideas si no en nombre, nunca pretendió ser “rojo y verde”, a pesar de que era muy consciente de que el capitalismo dañaba tanto a la naturaleza como a la clase trabajadora. Algunos de los numerosos escritores sobre Marx y el marxismo no están de acuerdo con lo que podría llamarse sus credenciales verdes. El título del libro de Paul Burkett (1999), Marx y la naturaleza: una perspectiva roja y verde, deja en claro cuál era la posición de Marx sobre el tema. Burkett defiende a Marx contra los críticos que afirman que favoreció la dominación humana sobre la naturaleza y que degradó la contribución de la naturaleza a la producción. Burkett, parafraseando a Marx, “insiste en que la producción, como proceso tanto social como natural, está moldeada y restringida por las condiciones naturales, incluida, por supuesto, la condición natural de la existencia corporal humana”. 10

¿Qué tiene de malo usar el Parlamento?11

Cuando el Partido Socialista presenta a un candidato para disputar unas elecciones, como suele hacer, es sorprendentemente común que la multitud que escucha al candidato escuche desde el podio el anuncio de campaña de que el SPGB solo quiere votos de aquellos que entienden lo que significa socialismo. y han decidido que quieren vivir en una sociedad socialista. Este anuncio es un lugar tan común por la sencilla razón de que una revisión de los movimientos sociales históricos, especialmente de carácter político, revela con una regularidad estadística similar a una ley que las semillas nacidas en y por las tácticas utilizadas germinarán invariablemente en el telos, o dicho de otro modo, el camino recorrido se acumula en el resultado. Esta es la lógica de la práctica: también es el cariotipo de una democracia socialista informada y un sello distintivo del SPGB.

La transformación de una formación socioeconómica existente no puede lograrse cambiando por la fuerza las relaciones de propiedad entre clases de personas o cambiando legalmente las relaciones sociales a través de leyes escritas e impersonales. Estos cambios deben ocurrir orgánicamente de abajo hacia arriba; el aumento de la conciencia de clase es uno de los primeros pasos hacia una revolución socialista. Los resultados electorales de una contienda disputada por un candidato del SPGB son una forma de tomar el pulso a la conciencia de clase de la población.

¿Es el socialismo utópico?

¿Es utópica la teoría marxista y el proyecto de cambio social revolucionario? ¿Es el SPGB un partido político utópico?

Investigaremos estas dos cuestiones juntas, como lo son las ideas y teorías de Marx, mutatis mutandis,, fundamental, si no fundamental, para la praxis del SPGB. El método de captar la verdad adoptado por muchos materialistas es la dialéctica; la dialéctica implica “una confianza en las definiciones formales, la lógica y análisis.” En este sentido, el argumento del SPGB en favor del socialismo es ciertamente dialéctico. La utopía y el socialismo tienen al menos una primera facción similitud: utopía, la nueva palabra latina derivada de las palabras griegas ou "no" más topos “un lugar”, generalmente se traduce como “no lugar” y se ha establecido exactamente en “ningún lugar”; lo mismo es válido hasta ahora para el socialismo.

En el lenguaje cotidiano común, las palabras "utopía" y "utópico" se utilizan para describir lo que es imposible o irrealizable: un sueño imposible. Cuando se dice que algo es imposible o irrealizable, surge la pregunta: ¿es imposible esta meta concebible dentro de las condiciones históricas particulares que prevalecen actualmente, o es imposible en principio bajo cualquier condición?

Una historia de la nada

El origen de la idea La “utopía” generalmente se remonta a Platón. La republica. Platón nació como un aristócrata12 que desde su posición social asumió una visión crítica de la realidad social. Posiblemente el aspecto más importante de La República es la relegación de Platón de los omnipresentes mitos que tenían raíces profundas en la cultura griega y la psique social de su papel como elementos explicativos al sustituirlos por el conocimiento racional. Platón representa al teórico fusionado con el practicante; no estaba satisfecho con la contemplación del mundo suprasensible; extrajo nuevos ideales de ese mundo para transponerlos a la vieja realidad. Platón se consideraba a sí mismo comprometido en un proyecto político práctico, como lo demuestran sus esfuerzos por persuadir a los gobernantes de su época para que reordenaran la sociedad existente siguiendo las líneas que él había trazado. La republica. Para Platón la raíz del mal es la ignorancia. Parece que Platón desarrolló la gnosis de los principios ontológicos, filosóficos, epistemológicos y prácticos que sustentaron su “República” en contraposición al mal de la ignorancia; y al hacerlo desarrolló la infraestructura intelectual que se convertiría en la base de muchos pensadores utópicos posteriores y sus proyectos. La de Platón era una visión del mundo como debería ser según la verdad.

Pasarían más de 1,800 años antes de que Tomás Moro, inspirado por los principios del estado perfecto de Platón, inventara la extraña palabra “utopía”.13

Más heredado, a través de una lectura atenta de las obras de Platón (particularmente La República) los principios necesarios para comprender el “panorama general” de la realidad social que son más importantes para la utopía: la dicotomía de dos mundos; que la construcción del Estado perfecto debe hacerse según los principios de la “razón”; el papel determinante del conocimiento teórico en la ordenación del mundo; y el dominio de las ideas en el mundo. Sin embargo, parece que la comprensión de Moro de estos principios experimentó un cambio significativo hacia sacarlos de lo metafísico y bajarlos a la tierra. En su libro, Utopía, More eliminó las características extramundanas, inmateriales y absolutamente trascendentes del mundo “superior” de Platón al traer estos mundos opuestos al mismo plano. Así, el dualismo metafísico es reemplazado por un dualismo de valores. Esta es la génesis de la degeneración de “utopía” y “utópico” en utopismo; utópicoismo es la “forma transformada”14 de la utopía.

El utopismo puede considerarse un producto no intencionado de la utopía; el utopismo encuentra quizás su suelo más fértil en el populismo de una sociedad masificada que permanece ajena o indiferente a las intenciones de los creadores de la utopía. La utopía se transforma gradualmente en utopismo como materialismo práctico en el que los valores absolutos ideales se vuelven objetivos prácticos. SI Gessen describe este proceso de sustitución de metas por valores como la sustitución de metas ilusorias por “tareas de metas”. Los valores definen el vector del movimiento y su significado, pero no pueden ser metas en sí mismos porque son proteicos —fluidos e insustanciales— y, por lo tanto, inagotables y, en consecuencia, inalcanzables.15 Bajo el utopismo, la utopía se vuelve invertida de manera que los postulados básicos de la utopía se expresan en una “forma transformada” y los signos se invierten; como en George Orwell 1984; la libertad se convierte en su contrario, la falta de libertad (o la esclavitud); la igualdad en un sistema jerárquico de castas —muy parecido a la democracia liberal burguesa actual en los EE. UU. y otros bastiones de la democracia liberal en todo el mundo— la guerra es competencia económica por otros medios, y la economía es guerra; y el Ministerio del Amor es una cámara de tortura.

La idea de utopía es quizás una de las herramientas más poderosas de crítica analítica que tienen los socialistas. Manejada correctamente, la utopía no pretende intuir el futuro, sino que ofrece soluciones radicales y revolucionarias a los problemas existentes, lo que implica el desarraigo del mal social en todas sus formas. En un mundo donde la ideología brinda una apología o justificación de la realidad actual, la utopía formula la demanda de un cambio fundamental revolucionario de la realidad actual. No es descabellado estar de acuerdo con Anatole France en que “la utopía es un principio de todo progreso. Sin los utópicos del pasado lejano, la gente seguiría viviendo una vida miserable en las cuevas”. 16 Alphonse de Lamartine escribió: “La utopía a menudo resulta ser solo verdades a las que se les da una expresión prematura”. 17

“Donde ninguna utopía anticipada abre posibilidades, encontramos un presente estancado y estéril... El presente, para los hombres que no tienen utopía... rápidamente vuelve al pasado, porque el presente puede estar completamente vivo solo en tensión entre el pasado y el futuro. Esta es la fecundidad de la utopía: su capacidad para abrir posibilidades.”18

El “socialismo científico” de Marx se diferenciaba de los socialismos utópicos del siglo XIX en que proporcionaba una base lógica, racional e históricamente fundamentada para el socialismo, relegando así el atractivo “ético” limitado de esa posición. Estrictamente hablando, debido al estado inmaduro de los medios de producción durante el tiempo en que Marx estaba escribiendo, el "libre acceso" y otros aspectos del socialismo científico pueden haber sido utópicos en el sentido de la palabra "lenguaje común cotidiano". Ese ya no es el estado de cosas, como se demostrará.

El utopismo de la planificación socialista y el mercado autorregulado: cómo el “cálculo económico” resolvió una crisis para el socialismo

El compromiso del SPGB con la "planificación central" nunca había sido total, aunque el SPGB nunca lo había hecho en el Norma socialista o cualquiera de sus panfletos dio alguna indicación de que pensaba que Marx y Engels estaban equivocados en algunas de sus declaraciones sobre el tema de la planificación central o que la planificación central no era una característica esencial del socialismo.19

Probablemente sea el socialismo basado en el estado (a lo que el SPGB se refiere como “capitalismo de estado”) de la Unión Soviética lo que hizo que el SPGB se centrara más en el papel que podría desempeñar la planificación en una sociedad socialista. El control central de los “Planes Quinquenales” de Stalin que impulsaron la industrialización forzada de la década de 1930 había sido objeto de constantes críticas por parte de los liberales y antisocialistas de Occidente. El SPGB se apresuró a notar la estructura burocrática que la planificación central estaba generando en la práctica. Esta política jerárquica a la vez que  la relación social es un anatema para los principios clásicos del socialismo marxista del SPGB.

El SPGB nunca había abrazado la idea de democracia central. Sin embargo, la planificación central se había convertido en la alternativa socialista preferida, si no la única, al mercado, y se había convertido en algo parecido a un dogma en la teoría socialista, sobre todo porque tanto Marx como Engels habían promovido la idea, después de rechazar la idea del trabajo. -vales de tiempo (ya que preservarían la ley del valor de Marx si llegaran a entrar en circulación).

El Norma socialista Recibí una carta de un corresponsal en Clapham firmada DGD que preguntaba:

Cuando haya convencido a la clase obrera de la inutilidad, en lo que a ellos respecta, del sistema actual y haya logrado que acepten los principios del socialismo... mi pregunta es esta: ¿qué forma de organización establecerá para dirigir el país? ? ¿Estará basado en un Gobierno Central, o en un gobierno local, o en una base seccional?

El SPGB respondió en su diario oficial que:

La dificultad de nuestro corresponsal preocupa a muchos que tienen una disposición favorable al socialismo pero que sienten que se requiere algún plan definido... Esta es una visión equivocada... [L]a inauguración del socialismo implica (como reconoce nuestro corresponsal) el apoyo y la comprensión de los mayoría de la población. [En sentido figurado, el 99 por ciento]... En lo que se refiere a la maquinaria de organización y administración, será local, regional, nacional e internacional, evolucionando a partir de formas existentes... [S]in duda con la mayor variedad de modificaciones para satisfacer necesidades locales en los diferentes continentes.

Para aquellos que piensan en el problema en el contexto actual de intereses de propiedad y rivalidades nacionales, esto presenta dificultades abrumadoras. Para el socialista, que ve que con la abolición de la base capitalista el impulso hacia la cooperación se libera de su prisión actual, los problemas del socialismo caen en su perspectiva adecuada.20

Fue entonces, en 1939, que el SPGB mostró por primera vez su voluntad de distanciarse de un compromiso con la planificación central que hasta entonces había dominado el pensamiento socialista sobre un sistema de asignación que podría reemplazar el mercado en poscapitalistas, es decir, socialistas. sociedad.

Los opositores al SPGB, y algunos miembros por igual, querían que el SPGB fuera mucho más específico al expresar sus ideas de cómo sería la vida en el socialismo de manera realista; en qué se diferenciaría del capitalismo y, lo que es más importante, qué papel jugarían la planificación y el control central en la nueva sociedad socialista.

Los defensores del libre mercado anti-planificación de la derecha libertaria demostraron ser los críticos más persistentes en la cuestión de si la concepción marxista clásica de un socialismo de libre acceso, sin dinero, sin salarios, sin mercado, era o no “imposible en principio bajo cualquier condición. ” Su ataque llegó a ser conocido como el argumento del “cálculo económico”.

La economía de mercado implica un sistema autorregulador de mercados; en términos un poco más técnicos, es una economía dirigida por precios de mercado y nada más que precios de mercado. Tal sistema, capaz de organizar la totalidad de la vida económica sin ayuda o interferencia externa, ciertamente merecería ser llamado autorregulador... No menos pensador que Adam Smith sugirió que la división del trabajo en la sociedad dependía de la existencia de mercados, o , como él lo expresó, sobre la “propensión21 del hombre a trocar, intercambiar e intercambiar una cosa por otra”. Esta frase daría más tarde el concepto de hombre economico. En retrospectiva, se puede decir que ninguna lectura errónea del pasado resultó más profética del futuro. Porque mientras que hasta la época de Adam Smith esa propensión apenas se había manifestado en una escala considerable en la vida de cualquier comunidad observada y había permanecido, en el mejor de los casos, como un rasgo subordinado de la vida económica, cien años más tarde un sistema industrial estaba en pleno apogeo. sobre la mayor parte del planeta, lo que, práctica y teóricamente, implicaba que la raza humana estaba influenciada en todas sus actividades económicas, si no también en sus actividades políticas, intelectuales y espirituales, por esa propensión particular (énfasis mío).22

El “cálculo económico” fue desarrollado por un número de economistas burgueses que generalmente no estaban convencidos por el argumento de la “naturaleza humana” contra el socialismo sin mercado que la afirmación de Adam Smith contenía. El cálculo económico fue expresado por primera vez en una forma reconocible en 1854 por HH Gossen, quien afirmó que la planificación socialista tendría dificultades porque “solo bajo la propiedad privada se puede encontrar la medida para asignar un valor a los bienes. Por lo tanto, los socialistas [no de mercado] se darían cuenta de que habían asumido una tarea para la que no eran adecuados.”23

En su obra de 1920, Cálculo económico en la Commonwealth socialista, Ludwig von Mises desarrolló y avanzó considerablemente el argumento del cálculo económico. En este trabajo, Mises afirmaba que no solo la sociedad en su conjunto necesita conocer sus ingresos netos, sino que era vital que cada unidad de producción también conociera los suyos. Un cálculo de este tipo, afirmó Mises, sería imposible sin precios y dinero, y además de estar a oscuras en cuanto a la renta neta, una sociedad sin intercambio y mercados sería incapaz de realizar toda una serie de cálculos que son necesarios en cualquier organización social avanzada. El más importante entre estos, afirmó Mises, sería la capacidad de asignar recursos, en particular los factores de producción, de la manera más eficiente posible. Debido a la incapacidad de una sociedad sin dinero para reducir los factores de producción a un denominador común, el socialismo no tendría ningún mecanismo para decidir a través del plan si sería más eficiente utilizar un recurso u otro en la fabricación de un producto o incluso si ese producto debe fabricarse en absoluto.

Cuando el argumento del “cálculo económico” fue planteado contra el SPGB en las décadas de 1970 y 1980 por los defensores del libre mercado libertario, los libertarios afirmaron en su diario que debido a que el SPGB mantuvo su posición marxista clásica al negarse a reconocer la validez del cálculo económico, y siguió abogando por un futuro sin mercado, sin dinero ni precios, el SPGB constituyó el “último Partido Socialista”24.

Quizás el crítico más feroz y firme del SPGB sobre el argumento del cálculo económico durante este período fue David Ramsay Steele. Steele era un ex miembro del SPGB que había dejado el Partido bajo la influencia del argumento del cálculo económico a principios de la década de 1970.

En una “carta abierta” a la sucursal de Guildford del SPGB fechada el 27 de julio de 1982, Steele afirmó, usando el argumento que Mises avanzó en su libro de 1920, que los tomadores de decisiones en cualquier sociedad industrial avanzada necesitaban comparar millones de factores diferentes utilizados en la producción. en términos de una unidad de valor común que involucra millones de cálculos simultáneos, para decidir qué factor sería más económico y eficiente. El ejemplo de Steele para ilustrar su punto fue que “si un bien de consumo X pudiera fabricarse con A+2B o 2A+B (donde A+B son ambos factores, como kilovatios-hora de electricidad, galones de petróleo o toneladas de acero) , entonces se debe elegir la eficiencia relativa entre dos métodos de producción técnicamente posibles. Esto implicaría determinar cuál consumió menos recursos y, por lo tanto, dejó más para otros usos. A menos que se haga un cálculo para averiguar cuál de los dos factores vale más, no se puede hacer una elección sensata”.

La carta abierta de Steele implicaba que el esquema de planificación central había sido sustituido por el mercado y las señales del mercado. En 1939, el SPGB había dejado explícito que no estaban comprometidos con un plan central, pero no habían rechazado la idea de “planificación central” por completo. ¿Quizás esto se debió a que no habían descubierto una alternativa? Estaba claro para todos los interesados ​​que si el argumento del cálculo económico era correcto, el socialismo estaba en problemas.

La sucursal de Guildford había organizado una serie de debates con notables defensores del libre mercado durante las décadas de 1970 y 1980 y había tratado de centrar la atención del Partido en el tema de la planificación central. Guildford sabía que el Partido necesitaba alejarse de la idea de que los planes a priori podían coordinar la producción socialista masiva. Guildford dijo tanto en su folleto, ¿Es la “planificación central” compatible con el socialismo?

Guildford Branch, con otros del SPGB, desarrolló la idea de reemplazar el análisis de valor unitario común de la economía burguesa por el “cálculo natural” orgánico o cálculo en especie.

En octubre de 1982, Guildford imprimió el folleto La naturaleza práctica del socialismo, que explica cómo el cálculo natural obvia la ley del valor de Marx:

…es perfectamente posible calcular “costos” sin recurrir a los precios, y esto se hace todo el tiempo hoy en día: cuánta energía consume este proceso por unidad de producción en comparación con otro; qué cepa de trigo produce mayor producción; ¿Este producto utiliza más de un recurso en particular distribuido durante la vida útil del producto que un producto comparable? es la productividad de los trabajadores que clasifican el uso del correo más o menos en el caso de la clasificación automática, teniendo en cuenta el trabajo incorporado en la maquinaria utilizada.25

Probablemente no sea una coincidencia que inmediatamente después de la impresión de octubre de 1982 de La naturaleza práctica del socialismo, la Reunión de Delegados de Otoño de 1982 aprobó la siguiente resolución:

ADM recomienda a la CE [Comité Ejecutivo] que solicite nominaciones para un comité que prepare un informe sobre las declaraciones positivas que la Parte puede hacer sobre la organización de la producción para el uso. Este informe debe estar disponible para que las sucursales lo consideren antes de la Conferencia de 1983.

El CE de 1982 creó un comité de cinco miembros y, en consecuencia, presentó un informe titulado Declaraciones positivas que el Partido puede hacer sobre la Organización de la Producción para el Uso en febrero de 1983, justo a tiempo para que las Ramas lo consideren antes de la Conferencia de 1983. El informe es un documento de cuatro secciones organizado de la siguiente manera:

Sección 1 - Socialismo y Democracia 

Sección 2 – Algunas ventajas de la producción para el uso

una. Cambio en la forma social del trabajo 

b. Más personas disponibles para la producción útil 

C. Mayor uso de los métodos de producción. 

d. Mayor selección de métodos de producción. 

mi. El mundo como una unidad productiva 

Sección 3 – Algunos “Problemas” del Socialismo

una. Algunos problemas de adaptación de la producción 

b. “Actividad autodeterminada” y producción social 

C. Socialismo y equilibrio de la producción mundial 

d. El problema de la escasez inicial

Sección 4 – Un Problema Particular – Hambre en el Mundo

La única parte de la Informe para uso (como se le llama comúnmente) presentado aquí es la Sección 3c. La totalidad Informe sobre la Organización de la Producción para el Uso está disponible en el sitio web de SPGB.26

3c – Socialismo y Equilibrio de la Producción Mundial


Hemos enfatizado los méritos de la producción local y la provisión de servicios locales de acuerdo con las necesidades locales y las preferencias laborales locales, pero al hacerlo no hemos sugerido que pueda haber una autonomía local completa en ninguno de los dos campos. Tales actividades locales descansarían en parte en la extensión de la producción mundial a la comunidad local. La organización de la producción mundial bajo el capitalismo se ha estructurado generalmente de acuerdo con la ley del valor que rige la acumulación de capital. Tanto a nivel nacional como internacional, existe una “anarquía de producción”. Las decisiones de producción se toman y los procesos se establecen, como resultado de iniciativas motivadas por el lucro, que son oportunistas en relación con las capacidades cambiantes del mercado, competitivas y, por lo tanto, separadas entre sí. En época de “boom”, el Capital entra en una fase de expansión. Inevitablemente, se produce una expansión desproporcionada de la producción en determinados segmentos de la producción total, lo que da lugar a un exceso de oferta en relación con el mercado. Esto da como resultado diversos grados de dislocación a medida que sus efectos se extienden y se producen recortes en toda la economía capitalista mundial. Estas fases alternas de expansión y contracción son "normales" para la producción capitalista.

Con el Socialismo estableceremos un control democrático consciente de la producción para la necesidad. Esto requerirá un método para mantener las diferentes partes de la producción mundial en un equilibrio razonable. Esto no quiere decir que cualquier sistema de producción, donde los artículos terminados de riqueza son el resultado de adiciones de trabajo difundido por todo el mundo, puede mantenerse, con la producción de cada proceso en perfecto equilibrio, ni es tal perfecto equilibrio de la producción mundial. necesario. En un sistema de producción por necesidad, el socialismo podría sobreproducir en partes particulares de la producción total sin los efectos dislocadores que resultan de esto bajo el capitalismo. De hecho, tal exceso de oferta de, digamos, componentes particulares de artículos manufacturados, simplemente se mantendría como existencias de reserva, a las que se recurriría cuando surja la necesidad.

Sin embargo, sería necesario aplicar alguna técnica de control general de existencias para mantener la producción total en un equilibrio aproximado. Generalmente existen dos facilidades necesarias para la organización social, que son el control de la información y la comunicación. Es importante enfatizar que los tipos de información que el socialismo necesitará comunicar son más simples que los tipos de información que son vitales para la producción de mercancías. El socialismo prescindirá de las categorías económicas, los factores de precio de costo y las eficiencias de los valores de entrada y salida que gobiernan las posibilidades de venta y las relaciones de intercambio de mercancías en los mercados. Los tipos de información que la producción para su uso deberá comunicar se centrarán en cantidades físicas. Los datos básicos surgirán del análisis cuantitativo de las cosas. La producción para el uso se resolverá como cantidades de actividad productiva en relación con necesidades cuantificadas.

Habiéndose establecido, por ejemplo, la necesidad de una determinada cantidad de artículos manufacturados, cada elemento de esos bienes puede ser analizado y cuantificado como componentes, materiales y requisitos de transporte, que vinculan la producción de todos estos elementos en diferentes lugares, y distribuirlos a los lugares de consumo.

Una herramienta analítica adecuada es la tabla input-output. Esta es una tabla que descompone las cantidades de productos finales (outputs) en cantidades de componentes y materiales (inputs) y representa las combinaciones de relaciones en permutaciones de formas simples. Por lo tanto, la tabla de insumo-producto puede ser una representación esquematizada de la producción social que proporciona información simple sobre partes particulares de un todo complejo e integrado. Tal tabla de entrada-salida permite monitorear de cerca el efecto de un aumento de un artículo en la relación total de partes.

El control de esta información y su comunicación universal es una aplicación ideal para una red distribuida de sistemas de información. Un artículo en diciembre de 1981 Norma socialista, “El desayuno socialista”, declaró: 

La red tendrá un mapeo en cuatro dimensiones de todo el sistema productivo con vínculos establecidos entre los datos asociados utilizando un sistema telefónico digitalizado mundial. Registrará y responderá a las capacidades y requisitos de cada unidad de producción (fábrica, depósito, muelle, mina, granja), vinculando todo el consumo y la demanda hasta las materias primas, la tierra y la mano de obra a través de cada etapa intermedia de distribución y procesamiento.

La red consta físicamente de millones de pequeñas computadoras ubicadas localmente en fuentes de información, todas conectadas por líneas telefónicas para formar un sistema informático 'distribuido'. Vale la pena enfatizar que esto no tendría una estructura jerárquica con niveles de control, ni requeriría bases de datos gigantes en los centros administrativos. En efecto, la función de la red sería de comunicación y no de control. Permitiría que las personas involucradas en la producción supieran lo que se debe hacer.

Es con el uso de estas técnicas de los sistemas de información y comunicación que la producción para el uso podría registrar sus necesidades y coordinar la producción mundial.

El aspecto "anticuado" de la tecnología mencionada en el Informe, que habría funcionado, pero de una manera "torpe", muestra cuán decidido estaba el Partido Socialista a superar los males inherentes del mercado autorregulado. La “invención” de Internet, es decir, la World Wide Web, allanó el camino. George Konrád intenta sin éxito afirmar que “la teoría del socialismo científico se basa en el postulado de la unidad detelos tecné.”27 Pero esta afirmación es claramente tan errónea como la afirmación de Jacques Ellul de un determinismo tecnológico hipertrofiado en La Sociedad Tecnológica. También es claramente erróneo que la tecnología sea un directoradeterminante de las instituciones y relaciones sociales, aunque la influencia de la tecnología debe ser admitida. La mayoría de las teorías en este sentido invocan un retraso cultural entre la introducción de una nueva tecnología y su impacto total. Es durante este retraso que los verdaderos determinantes de la historia, los seres humanos, desarrollan nuevas ideas y se deciden a utilizar una tecnología en una o más de sus muchas aplicaciones potenciales. para promover sus fines. Por eso la historia es indeterminada; ¡la historia se determina sólo cuando una gran clase de personas se determina!

Los socialistas somos futurólogos,28 porque el socialismo es una teoría del futuro, pero vivimos en el presente y tenemos los pies en la tierra, donde realmente viven los trabajadores… Eso no quiere decir que el mundo no haya cambiado, o que la tecnología no haya cambiado. sido fundamental en los cambios, pero las verdaderas diferencias se encuentran debajo de los dispositivos, en las actitudes sociales. Lejos de quedarnos paralizados por la cegadora velocidad del cambio, estamos aprendiendo a cambiar ideas a una velocidad cegadora… Lo que es un shock es el descubrimiento de que podemos hacer nuestro propio futuro, y no tiene por qué ser lo que nuestros maestros nos digan. debería ser... El mundo podría no estar escuchándonos hoy, pero dale 24 horas y todas las apuestas están canceladas.29

Hacia un replanteamiento de las elecciones

Dada la evidente mentalidad de los Informe para uso(arriba), es razonable preguntarse cómo cree el SPGB que una revolución socialista podría caber en una urna electoral. ¿No son las elecciones otras tantas estafas diseñadas para mantener un mal sistema yendo y viniendo de un choque a otro? La respuesta es que las elecciones pueden considerarse como una especie de ejercicio de entrenamiento longitudinal para una clase trabajadora que está aprendiendo gradualmente a eliminar las toxinas ideológicas de su sistema, sudando las variedades de "falsa conciencia" que nublan su comprensión de cómo funciona el mundo. obras:

Los candidatos para los cargos locales suelen ser seleccionados por la sucursal local. Los candidatos para las elecciones nacionales y europeas son seleccionados por el Comité Ejecutivo, por recomendación de su (sub)comité electoral o una rama. Decidimos qué elecciones participar en función de dónde tenemos los miembros para llevar a cabo la campaña, aunque actualmente estamos considerando participar en las elecciones europeas del próximo año en Gales principalmente para obtener nuestra primera transmisión electoral oficial de TV del partido. Aparte de demostrar que somos un partido político y que vemos en las urnas el mejor camino hacia el socialismo, actualmente disputamos elecciones por la publicidad, por lo que el número de votos obtenidos tiene poca importancia…30

El SPGB espera que las condiciones materiales —el enfriamiento de la economía durante los últimos 40 años que resultó en el estancamiento económico global y la ceguera del capitalismo explotador ambientalmente que resultó en el calentamiento global— no necesiten empeorar para la clase trabajadora global, como la mayoría de la raza humana, para reconocer que No Hay Alternativa: para que el mundo sobreviva, debemos tener Socialismo Ya. Sí — Utopía: ¡Tenemos la tecnología!31

Dinero: un desperdicio de recursos

Una de estas "toxinas ideológicas" surge de una noción que a menudo nos golpean en la cabeza: que el dinero es, en última instancia, lo que hace posible la civilización. Nada mas lejos de la verdad:

Quizás piense que el sistema monetario es un medio necesario para asignar recursos escasos; en ese caso, no considerará como desperdicio los recursos que la sociedad dedica a operar el sistema monetario. Pero, ¿ha tratado de evaluar la magnitud de estos recursos? Un enfoque es ver cuántas personas se mantienen ocupadas en tareas que no existirían en una sociedad sin dinero. Me concentro en los Estados Unidos, pero no creo que el panorama general sea muy diferente en otros países. Mis cifras provienen de las Estimaciones Nacionales de Empleo y Salarios Ocupacionales de mayo de 2010 de la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo de EE. UU.

La clasificación ocupacional utilizada en las estadísticas del gobierno de los EE. UU. divide la fuerza laboral empleada en 22 amplios grupos ocupacionales, que se subdividen en ocupaciones específicas. Cuando buscamos en estos grupos ocupaciones relacionadas con el dinero, esto es lo que encontramos.


Grupo 11. Ocupaciones directivas

Hay 516,000 gerentes de ventas, marketing y publicidad, más 479,000 gerentes financieros. Al menos una quinta parte de todos los gerentes manejan flujos monetarios en lugar de procesos materiales.


Grupo 13. Ocupaciones de operaciones comerciales y financieras

Este grupo incluye: 1,072,000 contadores y auditores, 221,000 analistas financieros, 272,000 agentes de compras, 63,000 ajustadores, examinadores e investigadores de reclamaciones, 262,000 analistas de investigación de mercado y especialistas en marketing, 184,000 estimadores de costos, etc. Algunos de los analistas de investigación de mercado aún podrían ser necesarios en una sociedad socialista para el análisis no manipulador de las preferencias del consumidor.

Grupo 33. Ocupaciones de servicios de protección


Este grupo incluye: 1,007,000 guardias de seguridad, 644,000 policías, 111,000 detectives e investigadores criminales, 458,000 carceleros y funcionarios penitenciarios. Como la mayoría de los delitos consisten en delitos contra la propiedad, pocas de las funciones realizadas por estos dos millones de personas existirán en una sociedad socialista.


Grupo 41. Ventas y ocupaciones afines


Las 13,438,000 personas de este grupo prestan servicios directamente al sistema monetario. Aquí encontramos: 4,155,000 trabajadores de comercio minorista; 1,172,000 supervisores de vendedores minoristas; 3,354,000 cajeros; 1,748,000 representantes de ventas; 415,000 empleados de mostrador y alquiler; 319,000 agentes de venta de seguros; 289,000 telemercaderes, etc.


Grupo 43. Ocupaciones de oficina y apoyo administrativo


Este grupo incluye: 1,675,000 empleados de teneduría de libros, contabilidad y auditoría, 556,000 cajeros, 883,000 empleados de procesamiento y cobro de facturas, 232,000 empleados de procesamiento de reclamos y pólizas de seguros, 40,000 lectores de medidores, etc.

Otras ocupaciones relacionadas con el dinero se encuentran dispersas entre varios otros grupos. Actuarios, inspectores fiscales, profesores de estudios empresariales: la lista sigue y sigue. Luego, combinando ocupaciones relacionadas asignadas a varios grupos, descubrimos 145,000 519,000 personas que trabajan en casinos y otros lugares de juego y XNUMX XNUMX personas que no hacen nada más que manejar préstamos (entrevistar y verificar a los solicitantes de préstamos, procesar reembolsos, perseguir a los morosos, etc.).


Hay muchos trabajos relacionados con el dinero que la clasificación ocupacional no nos permite contar por separado. Por lo tanto, las ocupaciones de informática deben incluir a muchas personas que trabajan con sistemas informáticos para almacenar y procesar información financiera, mientras que las ocupaciones legales incluyen a muchas personas que trabajan en áreas como el derecho comercial y la herencia.
 

Luego están todas las personas que diseñan, fabrican, transportan, instalan y reparan maquinaria y equipos relacionados con el dinero, como cajeros automáticos, cajas registradoras (¡para todos esos cajeros!), cajas fuertes, máquinas tragamonedas, verificadores de tarjetas de crédito, máquinas de juego, y esos artilugios que te impiden subir al metro sin billete. ¡Sin mencionar a las personas que realmente fabrican monedas, billetes y lingotes de oro! 

Luego están los trabajadores que construyen, mantienen y limpian las instalaciones utilizadas por los bancos, las compañías de seguros y otras oficinas de manejo de dinero, los que transportan a los manejadores de dinero hacia y desde el trabajo, y así sucesivamente. Mi mejor estimación es que alrededor de una cuarta parte de los estadounidenses empleados se dedican a tareas que no existirían en una sociedad sin dinero. A estas personas debemos agregar a los miembros de las fuerzas armadas, los trabajadores de la industria militar, la mayoría de los presos que no trabajan, los desempleados en el sentido habitual y los desempleados en el sentido inusual (también conocidos como los ricos ociosos). Todas estas personas podrían estar haciendo una contribución útil y productiva a la sociedad.


Volvamos ahora a la cuestión de los residuos. El sistema monetario se justifica comúnmente como una forma racional de hacer frente a la escasez de recursos. Y, sin embargo, como vemos, el funcionamiento del sistema monetario consume enormes recursos humanos y materiales. También deberíamos tener en cuenta los costos de los recursos de prácticas capitalistas tales como la obsolescencia incorporada, el uso de patentes para suprimir la innovaciónproducción de lujo para los ricos. Entonces, ¿qué tan serio sería el problema de la escasez si todos estos costos fueran eliminados junto con el capitalismo y el sistema monetario? ¿Puede cualquier persona razonable evitar concluir que el dinero en sí mismo es en gran medida responsable del problema del que supuestamente es la solución?32


Los sociólogos saben desde hace mucho tiempo cómo el dinero persiste en la sociedad a pesar de sus terribles consecuencias para la clase trabajadora (racionamiento de alimentos, ropa, vivienda, educación, atención médica, por la cantidad de pequeños pedazos de papel de colores con números en ellos); este fenómeno cae bajo la “forma transformada” de Marx mencionada anteriormente, pero con un ejemplo práctico más simple fue explicado por WI Thomas en la primera parte del siglo XX:

Nuestra imagen de cómo funciona el mundo está integralmente ligada a cómo trabajamos en el mundo. Al actuar de acuerdo con nuestra concepción de cómo son las cosas, concertadamente las hacemos como son, ya sea que estemos tratando pedazos de papel como dinero, manteniendo una conversación de rutina o eligiendo un presidente. Por lo tanto, el dinero es bueno para el intercambio solo porque las personas lo tratan de esa manera y se imponen este trato entre sí: que las cosas pueden ser de otra manera se vuelve evidente durante los pánicos inflacionarios.33

¿Por qué el socialismo está a nuestro alcance pero fuera de nuestro alcance? Alexander Herzen34 nos dio una respuesta a esta pregunta contemporánea antes de morir en París el 14 de enero de 1870. Él escribió:

El antiguo orden de cosas es más fuerte por ser reconocido que por el poder material que lo sustenta.

Y lo mismo sigue siendo cierto hoy en día.

joe r hopkins                                   

Notas

  • David A. Perrin, El Partido Socialista de Gran Bretaña: política, economía y el partido socialista más antiguo de Gran Bretaña (Gales, Bridge Books, 2000), pág. 15.

2. Ibid., P. 17.

3. Socialismo o le devolvemos su dinero - Artículos del Norma socialista 1904-2004 (Publicado en 2004 por el Partido Socialista de Gran Bretaña), pág. 9.

4. Principios socialistas explicados (Partido Socialista de Gran Bretaña, Londres, 1975), pág. 8.

5. “Sounds from the Park — An Oral History of Speakers' Corner”, Bishopsgate Institute, Londres 2013. Obtenido de http://www.bishopsgate.org.uk/Library/Schools-and-Community-Learning/Projects/Sounds -del-parque 15 de mayo de 2014.

6. Socialismo o le devolvemos su dinero, P. 10, 11.

7. Jorge Sorel, Reflexiones sobre la violencia (La Prensa Libre, 1950); Introducción a Reflexiones sobre la violencia, Edward Shils, pág. 11

8. Carlos Marx y Federico Engels, La ideología alemana – Primera parte (International Publishers Co., Inc., 1947; traducción revisada 1970), p.56-7.

9. El Partido Socialista de Gran Bretaña, ¿Una pregunta inconveniente? Socialismo y Medio Ambiente, 2008, pág. 26

10. Ibid., P. 35.

11. El título de un folleto de la SPGB de julio de 2010 que explica los casos a favor y en contra del uso revolucionario del Parlamento.

12. Platón, nacido Aristóteles, era hijo de dos distinguidos atenienses; su padre Ariston trazó su ascendencia a través de Codrus, el último rey de Atenas, hasta el dios Poseidón. La madre de Platón estaba emparentada con el célebre legislador griego Solon y con Dropides, el arconte (magistrado principal de Atenas) del año 644 a.

13. Tomás Moro construyó la palabra “utopía” de la manera que mejor expresó su concepción de la idea que representaba. Hay varias variantes correctas de traducción del griego (1) ου (omicron upsilon) – “no” o “no” (negación de un hecho pero no la posibilidad de un hecho) y τοποσ (tau omicron pi omicron sigma) – “lugar ” o “país”; y (2) un lugar bendito (buen lugar, lugar ideal, lugar feliz). Más también usó las palabras eutopia, del griego ευ(epsilon upsilon) – “bueno” y y τοποσ (tau omicron pi omicron sigma) – “lugar”, es decir, “buen lugar” y udepotia, del griego ουδεποτε (omicron upsilon delta epsilon pi omicron tau epsilon) – “categóricamente nunca”. More había considerado usar el nombre más categórico “Nusquamam” del latín nusquam– “de ninguna parte”, “de ninguna parte”, “a ninguna parte”, “para nada”, “sin propósito”, “de ninguna manera”.

14. Karl Marx proporciona un ejemplo de la “forma transformada”:

“Dentro de la relación de valor y de la expresión de valor incluida en ella, el universal abstracto no cuenta como una propiedad de lo concreto sino que, por el contrario, lo concreto sensible cuenta como una mera forma de aparición o como una forma determinada de realización de lo concreto”. abstracto universal... Esto inversión por el cual lo concreto sensible cuenta sólo como la forma de aparición del universal abstracto, en lugar de que el universal abstracto sea una propiedad de lo concreto, caracteriza la expresión del valor.” K. Marks [Marx], “Forma stoimosti”, en K. Marks y F. Engel's [Engels], Sochinenia, 2ª ed. [“La forma del valor”, en Marx y Engels, ), 2ª ed.] (Moscú, 1974), vol. 49, págs. 147-48 (énfasis añadido). 

MK Mamardashvili explica la naturaleza y el funcionamiento de la “forma transformada” de la siguiente manera: “Tal forma de existencia es producto de la transformación de las relaciones internas de un sistema complejo, que tiene lugar en un nivel definido del sistema y oculta el carácter actual de las relaciones y su conexión mutua directa por medio de expresiones indirectas. Mientras que estos últimos son productos y sedimentos de la operación transformada de las conexiones del sistema, al mismo tiempo existen independientemente en él, bajo la forma de un fenómeno distinto, cualitativamente coherente, un 'objeto' junto a otros. Este 'ser' constituye el problema de la forma transformada, que aparece de manera visible (y prácticamente cierta)... como una formación especial indivisible, como la 'sustancia' de las propiedades observadas”. MK Mamardashvili, “Prevrashchennye formy: o neobkhodi-mosti irratsional nyky vyrazhenii”, en Mamardashvili, Kak ia ponimaiu filosofiiu (Moscú, 1990) [“Formas transformadas: sobre la necesidad de las expresiones irracionales”, en Mamardashvili, Cómo entiendo la filosofía (Moscú, 1990)], pág. 315; citado en Viktor Dmitrievich Bakulov, “Utopianism as a Transformed Form of the Expression of a Positive Utopia,” Estudios Rusos en Filosofía, vol. 46, núm. 2 (ME Sharpe, 2007), pág. 32-33 (traducción de Stephen D. Shenfield).


15. Debo varias de estas formulaciones, pássim, especialmente a Elena Chertkova, y a SI Gessen, Izbrannye sochineniia [Obras escogidas] (Moscú, 1999), pp. 248-49, en particular.

16. A. Francia, Discours aux étudiants [Discursos para estudiantes] (París, 1910), pág. 36.

17. Ver Aforizmy [Aforismos] (Moscú, 1966), pág. 166.

18. Pablo Tillich; citado en Frank Edward Manuel, ed., Utopías y pensamiento utópico (Boston: Houghton Mifflin, 1966, pág. xxi.

19. David A. Perrin, El Partido Socialista de Gran Bretaña, pags. 173-74,pássim.

20. Ibíd., pág. 174 pássim, P. 25.

21. Propensión; a "natural" inclinado o doblado. Nuevo diccionario colegiado de Webster G & C. Merriam Co., 1953), pág. 677 (énfasis añadido).

22. Carlos Polanyi, La Gran Transformación: Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo (Beacon Press [Octava edición], junio de 1967), pág. 43-44.

23. HH Gossen, Las leyes de las relaciones humanas y las reglas de la acción humana derivadas de ellas (MIT Press, Cambridge, MA, 1983), pág. 15, citado en Perrin, supra, P. 175.

24. Ver estudiante libertario (Alliance of Libertarian Student Organisations, Londres, abril de 1986), citado en Perrin, supra, P. 177.

25. La naturaleza práctica del socialismo, por Guildford Branch del SPGB, octubre de 1982.

26. [correo electrónico protegido]; .

27. George Konrád e Ivan Szelényi, Los intelectuales en el camino hacia el poder de clase (Harcourt Brace Jovanovich, Inc. y The Harvester Press Limited, 1979), pág. 20

28. El que hace un estudio especulativo de condiciones futuras probables o supuestas, extrapoladas de hechos o tendencias conocidas. Diccionario universitario del nuevo mundo de Webster, Cuarta Ed. (Wiley Publishing, Inc., Cleveland, Ohio, 2006), pág. 576.

29. “Por favor, no alimentes a los drones” Norma socialista, enero de 2014, pág. 4.

30. Adán Buick – Norma socialista Comité Editorial, correo electrónico al autor, primera semana de junio de 2013. 

31. Ron Cook, Sí, ¡utopía! tenemos la tecnología. Tapa blanda, enero de 2003.

32. Publicado como “Mundo Material” en el estandarte socialista, No. 1238, julio de 2011, pág. 8.

33. WI Thomas, El niño en América (Nueva York, Knopf, 1928), pág. 582. William Isaac Thomas (1863-47) fue un influyente profesor de la Universidad de Chicago. La teoría de Thomas de la "definición de la situación" da como resultado el hecho empírico de que "cuando las personas definen las situaciones como reales, sus consecuencias son reales". WI Thomas se desempeñó como presidente de la Asociación Americana de Sociología en 1927. [Diccionario Oxford de Sociología, pag. 663 — pássim.]

34. “Escritor prolífico, ensayista talentoso, pensador original y noble revolucionario, Alexander Ivanovich Herzen es mejor conocido como el primer socialista autoproclamado en la historia rusa”. — Marina F. Bykova, editora: Estudios Rusos en Filosofía.

Condiciones | Política de privacidad | Política de Cookies | Política de Devolución | Mapa del Sitio