Más
Acerca de

Acerca de

Un sistema mundial de sociedad basado en la propiedad común y el control democrático de los medios para producir y distribuir la riqueza por y en interés de toda la comunidad humana.
Acerca de

Publicaciones Recientes

Boletín informativo

La globalización va en reversa

By Esteban Shenfield Julio 26, 2017 2 en: 28 pm Sin comentarios 6 Min Read

Ya en octubre de 2008 sugerí que la globalización "ha perdido ímpetu e incluso puede haber pasado su cenit". Ahora, tras el Brexit y la toma de posesión de un presidente estadounidense proteccionista, incluso la prensa capitalista habla de 'desglobalización'. Algunos expertos (p. ej., Simon Nixon en El Wall Street Journal, 5 oct 2016; Pierpaolo Barbieri en Relaciones Exteriores, 13 nov 2016) todavía se refieren simplemente a una amenaza o posibilidad de desglobalización, pero otros reconocen que 'la desglobalización ya está en pleno apogeo' (Amotz Asa-El en MarketWatch, 31 de agosto de 2016).

La desglobalización, como la globalización, es un proceso multidimensional. En la esfera económica, significa abandonar el objetivo de mercados mundiales unificados de bienes, servicios, mano de obra y capital y reforzar los controles sobre la migración transnacional y el comercio y la inversión internacionales. En la esfera política significa reafirmar la soberanía nacional y debilitar o incluso abolir las instituciones supranacionales. Estos dos aspectos están íntimamente relacionados. En particular, los acuerdos internacionales para unificar los mercados a nivel global (GATT) y en regiones específicas del mundo (NAFTA, la Asociación Transpacífica, etc.) han establecido comités en la sombra de expertos legales con el poder de frustrar los intentos de los gobiernos nacionales y subnacionales. para regular la actividad económica en interés, por ejemplo, de la salud pública. A los pocos días de asumir el cargo, Trump retiró a Estados Unidos del TPP y anunció que, de ahora en adelante, Estados Unidos se basará en acuerdos comerciales bilaterales en lugar de multilaterales.

¿Es inevitable la globalización?

Durante mucho tiempo muchos analistas vieron la globalización como una realidad 'objetiva' que debía aceptarse como inevitable e irreversible. Algunos todavía lo hacen. En un artículo reciente, Pankaj Ghemawat presenta una crítica informativa de este punto de vista ("Incluso en un mundo digital, la globalización no es inevitable", La revisión de negocios de Harvard, 1 2017 de febrero). Argumenta que los defensores de la tesis de la 'inevitabilidad' exageran el impacto de los desarrollos tecnológicos en la infraestructura de transporte (enlaces ferroviarios transnacionales de alta velocidad, contenedores de carga) y en TI y telecomunicaciones (permitiendo a los especuladores realizar transacciones financieras casi instantáneas). Reconoce que estos desarrollos facilitar globalización, pero "no está convencido de que [ellos] sean suficientes, dado todo lo demás que está sucediendo en el mundo, para impulsar la globalización".

Los gobiernos han conservado la capacidad de ejercer cierto control sobre las tecnologías en proceso de globalización. Esto se ejemplifica en el caso de Singapur, que logró frustrar, al menos en parte, a los especuladores y aislarse de la crisis financiera asiática de 2008 al imponer controles sobre los tipos de cambio y los flujos de capital. Pudo desafiar el 'consenso de Washington' de esta manera gracias a las reformas instituidas después de la crisis financiera anterior en 1998.

La tesis de la 'inevitabilidad' también ha funcionado como una mistificación, ayudando a disuadir a las personas con dudas acerca de la globalización de oponerse activamente a ella. En última instancia, la globalización y la desglobalización dependen de las políticas adoptadas individual o conjuntamente por los gobiernos.

Restricciones a la globalización

Podría ser, si no imposible, al menos extremadamente difícil revertir la globalización si el proceso hubiera llegado a una etapa más avanzada, con instituciones firmemente establecidas de gobierno supranacional. Existen instituciones embrionarias de este tipo en las burocracias de agencias intergubernamentales como la ONU, la OMC, el FMI y, a nivel regional, la Comisión Europea. Sin embargo, estas burocracias siempre han sido susceptibles a la presión de los gobiernos que las establecieron y las mantienen. Otra limitación a la globalización ha sido la determinación de algunos estados (miembros reales y potenciales de la Organización de Cooperación de Shanghái como Rusia, China e Irán) de preservar la plena soberanía nacional. Nunca nos hemos acercado a un mundo completamente globalizado.

Muchas corporaciones operan en varios países, pero eso no las convierte en entidades flotantes sin un apego a largo plazo a ningún estado específico. Por el contrario, cada corporación tiene un 'estado de origen' donde se encuentra su sede. Es por eso que General Motors se identifica como una corporación estadounidense, Mitsubishi como japonesa, Volkswagen como alemana, Gazprom como rusa, etc. (Algunas corporaciones tienen dos estados de origen, por ejemplo, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell).

A menudo se dice que una corporación no tiene lealtad al 'interés nacional' de su estado de origen. Sin duda eso es cierto, y no hay nada nuevo al respecto. Pero no es el punto crucial. La corporación no existe para servir al estado; más bien, el estado existe para servir a la corporación. El estado es leal a 'sus' corporaciones: siempre está dispuesto a intervenir en nombre de sus intereses en el extranjero cuando se le solicite. Esa es una base material continua para la competencia estratégica e incluso los conflictos militares entre estados.

Impulso detrás de la desglobalización

El principal impulso detrás de la desglobalización parece ser más político que económico. En particular, políticos como Trump explotan el descontento de muchos trabajadores con ciertos efectos de la libre (o más libre) circulación de capital y mano de obra, como la pérdida de puestos de trabajo cuando las fábricas se trasladan a países donde la mano de obra es más barata, la competencia salarial con los inmigrantes y cambios desorientadores en el entorno cultural como resultado de una rápida migración a gran escala. Los intereses capitalistas locales también se ven amenazados por la globalización, pero este factor parece tener un impacto menor.

Evaluación de la desglobalización

A los comentaristas les preocupa que la desglobalización aumente el riesgo de guerra, tanto convencional como nuclear. Señalan que la última era de desglobalización abarcó las dos guerras mundiales y el período inestable entre ellas. Pero también ha habido bastantes guerras durante la reciente era de globalización de setenta años, con la escalada al nivel nuclear como un peligro real en varios momentos. Esto no significa negar que, en principio, la globalización podría, si se lleva lo suficientemente lejos, eliminar la base material de la guerra. Sin embargo, nunca se ha acercado a este punto.

Además, la división del mundo en estados a favor y en contra de la globalización se ha convertido en sí misma en una importante fuente de tensión. En el contexto de las elecciones presidenciales estadounidenses y el enfrentamiento entre la OTAN y Rusia, fue la sacerdotisa de la globalización -Hillary Clinton- quien hizo sonar los tambores de batalla, mientras que Trump, el desglobalizador, advertía del peligro de una guerra nuclear y pidió mejorar las relaciones.

La desglobalización puede debilitar la conciencia global que hemos logrado como especie, por desigual y frágil que sea, es decir, la conciencia de la humanidad en su conjunto y de la Tierra como su único planeta natal. Esta es una seria preocupación para cualquiera que aspire al socialismo mundial, la rehabilitación ecológica y la supervivencia humana.

Pero la globalización capitalista también hace poco para fomentar una conciencia global real. Ha demostrado ser bastante compatible con el nacionalismo estrecho y la intolerancia religiosa: globalización para las élites, nacionalismo e intolerancia para desviar y dividir a las masas. Por ejemplo, los grandes capitalistas indios tienen operaciones comerciales altamente globalizadas, pero todos respaldaron gustosamente a Narendra Modi del partido nacionalista hindú Bharatiya Janata para presidente (incluso aquellos que no son hindúes sino parsis).

La reacción popular contra la globalización tiene un aspecto positivo. Expresa una protesta contra el carácter antidemocrático de las instituciones supranacionales, por ejemplo, el 'déficit democrático' en la Unión Europea y el secretismo y la irresponsabilidad de los comités que supervisan las relaciones económicas internacionales. El socialismo al que aspiramos es democrático además de global. Quizás la desglobalización creará una apertura para una nueva globalización democrática.

El estandarte socialista, núm. 1353, mayo de 2017

Escrito por

Crecí en Muswell Hill, al norte de Londres, y me uní al Partido Socialista de Gran Bretaña a los 16 años. Después de estudiar matemáticas y estadística, trabajé como estadístico del gobierno en la década de 1970 antes de ingresar a Estudios Soviéticos en la Universidad de Birmingham. Participé activamente en el movimiento de desarme nuclear. En 1989 me mudé con mi familia a Providence, Rhode Island, EE. UU. para ocupar un puesto en la facultad de la Universidad de Brown, donde enseñé Relaciones Internacionales. Después de dejar Brown en 2000, trabajé principalmente como traductor de ruso. Me reincorporé al Movimiento Socialista Mundial alrededor de 2005 y actualmente soy secretario general del Partido Socialista Mundial de los Estados Unidos. He escrito dos libros: The Nuclear Predicament: Explorations in Soviet Ideology (Routledge, 1987) y Russian Fascism: Traditions, Tendencies, Movements (ME Sharpe, 2001) y más artículos, artículos y capítulos de libros que quisiera recordar.

Más Artículos
H
A
Deje un comentario

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio utiliza el complemento de verificación de usuario para reducir el spam. Vea cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Condiciones | Política de privacidad | Política de Cookies | Política de Devolución | Mapa del Sitio