Más
Sobre nosotros

Sobre nosotros

Un sistema mundial de sociedad basado en la propiedad común y el control democrático de los medios para producir y distribuir la riqueza por y en interés de toda la comunidad humana.
Sobre nosotros

Publicaciones Recientes

Boletín informativo

Calentamiento Global y Socialismo

By Esteban Shenfield Noviembre 5, 2019 4 en: 49 pm Sin comentarios 18 Min Read

Los eventos climáticos extremos en la primera mitad de 2013 incluyeron otra ola de calor de verano con incendios forestales en toda Australia (en enero), temperaturas recientes de más de 40 grados C con incendios forestales en el oeste de Estados Unidos y numerosos incendios forestales en Rusia, el este de Canadá y Indonesia. En Alaska, la nieve en mayo fue seguida por temperaturas de más de 30 grados C en junio. Mientras tanto, las inundaciones barrieron varias regiones de Europa Central, el oeste de Canadá, Filipinas, Tailandia, y también Nepal y el norte de India, donde varios cientos de personas murieron en deslizamientos de tierra. Y va a empeorar. Mucho peor. 

Pensamiento científico sobre el calentamiento global

Dejando de lado la franja cada vez más pequeña de 'escépticos' que aún niegan la creciente realidad del calentamiento global,1 Se pueden discernir dos tendencias generales en el pensamiento científico sobre este tema. Existe una corriente principal oficialmente reconocida, representada por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). El pensamiento dominante reconoce que el calentamiento global creará serios problemas y causará grandes daños, pero no ve el calentamiento global como una posible amenaza para la 'civilización' o la supervivencia humana o la biosfera. Sin embargo, fuera de esta corriente principal hay un número significativo de científicos independientes que discuten el calentamiento global precisamente en esos términos ya menudo son criticados como 'alarmistas' o 'catastrofistas'.  

¿Por qué esta divergencia?

Al igual que las Naciones Unidas, de las que es una rama, el IPCC no es un académico sino un intergubernamental institución. Se esfuerza por lograr un consenso entre los gobiernos nacionales. Esto en sí mismo hace que el enfoque del 'mínimo común denominador' sea extremadamente cauteloso para la interpretación de la evidencia.

No hay motivo para sospechar un sesgo grave en la mayoría de los estudios detallados en los que se basa el IPCC. Sin embargo, el proceso mediante el cual evalúa los resultados de estos estudios y los agrega cada pocos años en un "Informe de evaluación" general is influenciado por presiones políticas para atenuar las conclusiones y evitar el 'alarmismo'.2 Lo que esto significa es que los gobiernos no quieren verse en la posición de tener que reconocer una evaluación científica que implicaría la urgencia de una acción de gran alcance que ellos, y los intereses comerciales que representan, no están preparados para tomar.

Una confianza excesiva en el modelado matemático computarizado crea un sesgo en la misma dirección, porque conduce a una tendencia a ignorar los efectos que aún no pueden medirse ni modelarse.

El más peligroso de estos efectos desatendidos es la liberación a la atmósfera de metano previamente inmovilizados como clatratos de metano (una estructura reticular también conocida como "hielo de fuego") en el permafrost y en la plataforma continental. En muchos lugares, los clatratos 'tapan' los depósitos de metano gaseoso. Todo este metano puede escapar a la atmósfera a medida que se descongela el permafrost y aumenta la temperatura del océano. El metano es un gas de efecto invernadero muy poderoso e inestable. También es inflamable y venenoso.

El metano ya se está liberando a gran escala en el Ártico, por ejemplo, sobre la plataforma ártica de Siberia Oriental.3 No sabemos cuánto metano se liberará en el futuro, pero sí sabemos que es una cantidad enorme. Esto abre perspectivas aterradoras de mares que 'estallan' en fuego y explosiones, muertes masivas por asfixia y un cambio climático 'desbocado' que termina en un invernadero inhabitable parecido a Venus.4 No sabemos qué tan grande es el aumento de la temperatura atmosférica que se requiere para desencadenar estos eventos.

Todo esto ayuda a explicar por qué los pronósticos anteriores de la situación en fechas que ahora pertenecen al pasado resultaron ser demasiado optimistas. Otra razón es que las suposiciones sobre la trayectoria futura de las emisiones de gases de efecto invernadero reflejaban expectativas políticamente ingenuas sobre la velocidad del alejamiento de los hidrocarburos. A pesar de la recesión económica, las emisiones han aumentado incluso más de lo proyectado en el peor escenario del IPCC ("negocios como siempre").

Las dos tendencias en el pensamiento científico preguntan y tratan de responder preguntas diferentes. La corriente principal pregunta cómo será el clima en fechas redondas en las próximas décadas. El enfoque está actualmente en 2050 y 2100, ese es el límite superior de su visión. Los científicos independientes se centran menos en fechas específicas y ven el cambio climático en una perspectiva histórica muy larga que se remonta a millones de años. Desde esta perspectiva buscan una concepción holística del cambio climático actual. Preguntan cómo será el clima cuando vuelva a alcanzar un equilibrio estable, sin importar el tiempo que tarde. Esta es la pregunta crucial para el futuro a largo plazo de nuestra especie, aunque no está sincronizada con la mentalidad de los políticos y capitalistas, cuya indiferencia hacia el largo plazo encontró expresión en la 'ingeniosa' observación de John Maynard Keynes: 'En el A la larga estamos todos muertos.

Un enfoque en los estados finales produce una imagen más clara porque hay mucha menos incertidumbre sobre qué va a pasar que exactamente cuando Pasará. Por lo tanto:

— Sabemos que el último arrecife de coral pronto estará muerto, aunque no sabemos exactamente cuándo.

— Podemos estar casi seguros de que la mayor parte de lo que queda de la selva amazónica se quemará en un clima de verano muy seco, incluso si no sabemos en qué año sucederá.

— Sabemos que el derretimiento de los glaciares del Himalaya seguirá generando inundaciones aguas abajo en Pakistán, el norte de la India y el oeste de China, seguidas de una sequía permanente una vez que desaparezcan, aunque no sabemos exactamente cuándo se alcanzará este punto. El derretimiento de los glaciares andinos tendrá un impacto similar en la franja costera del Pacífico de América del Sur.

— No sabemos cuánto tiempo pasará antes de que las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental colapsen,5 pero sabemos que cuando lo hagan, el océano inundará muchas ciudades (Londres, Nueva York, Washington, Kolkata, Shanghai, etc.) y deltas de ríos densamente poblados (el Nilo, Ganges, Mekong, etc.).

— No sabemos cuándo se establecerá firmemente el Sahara a lo largo de la costa norte del Mediterráneo, cuándo se formará una nueva cuenca de polvo en el oeste de los EE. UU. o cuándo el Gobi se tragará a Beijing, pero podemos estar bastante seguros de que estas cosas son va a pasar.            

Una opinión común entre los científicos independientes, basada en la historia del clima, es que a menudo el clima no no cambio de la manera suave y continua sugerida por la limitada experiencia de la historia escrita y asumida por los modelos matemáticos actuales. De acuerdo con esta concepción, existen solo unos pocos estados de equilibrio estables en los que el clima planetario puede mantenerse relativamente sin cambios durante un largo período.6 Un estado de equilibrio no se altera fácilmente, pero en ocasiones una perturbación lo suficientemente poderosa empujará al sistema climático más allá de un 'punto de inflexión' y desencadenará un 'cambio climático abrupto', una especie de 'salto cuántico' (tomando prestado un término de la física cuántica) para un estado de equilibrio diferente.7

Los cambios climáticos que ahora están en marcha sugieren claramente que ese salto cuántico, desencadenado por las emisiones de gases de efecto invernadero, está a punto de ocurrir, si es que, de hecho, aún no ha comenzado. James Lovelock cree, sobre la base de la historia del clima, que el nuevo estado de equilibrio será en promedio 5 grados C más caliente que ahora. Si es así, la supervivencia humana seguirá siendo posible en ciertas partes del mundo: en las regiones polares y en algunos 'oasis' en otros lugares donde las condiciones climáticas seguirán siendo relativamente favorables. Entrarán en juego mecanismos de retroalimentación que impedirán un mayor calentamiento global, aunque esa posibilidad no puede excluirse por completo. Sin embargo, no se puede esperar que en un futuro previsible la Tierra vuelva a su actual estado de equilibrio interglacial.  

Escenarios

A la luz del pensamiento científico actual, parece sensato pensar en las perspectivas del calentamiento global en términos de un gama de posibilidades. Algunos escenarios concebibles podrían excluirse del rango de posibilidades, pero solo en el extremo optimista. En otras palabras, incluso en el mejor de los casos plausibles, el calentamiento global empeorará mucho más de lo que es ahora y causará una enorme destrucción y miseria. Las sequías, los incendios, las olas de calor, las inundaciones, los huracanes y las malas cosechas serán cada vez más frecuentes y graves. Los refugiados climáticos se contarán por millones, luego por decenas y cientos de millones, y muchos de ellos perecerán. Estas cosas sucederán incluso en el escenario más optimista. 

Por el contrario, no veo ninguna razón para excluir la posibilidad de los peores resultados concebibles, incluso un cambio climático desbocado que eventualmente transforme la Tierra en un desierto sin vida bajo una atmósfera que se arremolina con gases venenosos. Algunos autores aseguran a sus lectores (¿ya ellos mismos?) que esto no sucederá, pero no he visto esa seguridad respaldada por ningún argumento convincente. 

Sobre la base de lo anterior, sugiero el siguiente conjunto de escenarios:

A. Optimista. El punto de inflexión aún está lejos y, gracias a una acción expedita y eficaz contra el calentamiento global (¿más suerte?), no se alcanza. El clima se reestabiliza en el estado interglacial en un par de siglos. La mayor parte del planeta sigue siendo habitable.

B. Regular. Se alcanza el punto de inflexión y se produce la transición al siguiente estado más caliente. La sociedad humana sobrevive en las regiones polares y en los 'oasis'. El cambio a una economía 'verde'8 ocurre antes, durante o poco después de esta transición, lo que permite que el clima se restablezca en el nuevo estado cálido y asegura la supervivencia humana a largo plazo en partes del planeta. 

C1. Pesimista: cambio climático fuera de control. Se alcanza el punto de inflexión, pero las emisiones de gases de efecto invernadero, incluidas las liberaciones masivas de metano, se encuentran en niveles tan altos que el clima 'sobrepasa' el próximo estado de equilibrio más cálido y la supervivencia humana se vuelve imposible.       

C2. Pesimista: retraso en el cambio climático fuera de control. Se alcanza el punto de inflexión y se produce la transición al siguiente estado más caliente. La sociedad humana sobrevive por el momento en las regiones polares y en los 'oasis'. Algunas o todas las sociedades sobrevivientes, sin embargo, continúan o vuelven al uso de recursos de hidrocarburos (como los depósitos de petróleo y gas del Ártico), lo que posteriormente desencadena la transición a un estado aún más cálido en el que la supervivencia humana no es posible.

¿Capitalismo verde?

Existe un amplio consenso entre los ambientalistas de que la principal acción requerida para combatir el calentamiento global es completar lo antes posible un cambio que ya ha comenzado hacia una economía verde basada en el uso de energías renovables, sobre todo, la energía solar. Estoy de acuerdo en que la rápida finalización de este cambio debe ser un elemento esencial parte de cualquier programa de acción, pero dudo que sea suficiente.

Una consideración importante a este respecto es qué tan pronto podemos esperar de manera realista que se establezca completamente una economía verde. Aquí me baso en un excelente análisis de las perspectivas políticas y económicas del cambio a fuentes de energía renovable que aparece en el último número de la revista. Aufheben.9

Muchos 'ecólogos marxistas' (incluido yo mismo) han asumido que la explotación continua de los recursos de hidrocarburos, sujeta únicamente a restricciones técnicas, es intrínseca al capitalismo. Por lo tanto, la rápida ecologización de la economía depende del establecimiento a corto plazo del socialismo mundial. Si es así, es difícil generar mucha esperanza para nuestra supervivencia en este planeta. 

El Aufheben Los autores argumentan que este punto de vista es erróneo. El capitalismo no está intrínsecamente ligado a ninguna fuente específica de energía. De hecho, los primeros molinos industriales, en el s.th siglo, funcionaba con una fuente de energía renovable: la energía hidráulica. Una facción verde ahora se ha establecido dentro de la clase capitalista y ha creado un polo alternativo de acumulación de capital. La situación actual está marcada por la competencia entre los capitalistas verdes y las empresas de hidrocarburos, tanto en el mercado en términos de precios como en la política interna y mundial (en temas como subsidios gubernamentales, normas de planificación e incentivos fiscales). Esta competencia estará influenciada por numerosos factores económicos, tecnológicos y políticos, lo que dificulta prever su curso.

En general estoy de acuerdo con este análisis, excepto que sospecho que el Aufheben Los autores subestiman cuán larga y dura será la lucha contra los intereses de los hidrocarburos. Después de todo, varios (quizás diez) trillón los dólares están en juego.10

También pondría más énfasis en un factor particular que influye en el resultado de la lucha: el alcance y la intensidad de la resistencia popular al fracking, el petróleo de esquisto bituminoso y otras formas de 'desarrollo' de hidrocarburos. A medida que todas las implicaciones del calentamiento global se den cuenta, un proceso que aún no ha comenzado en muchas partes del mundo, la gente sentirá una ira creciente, así como pánico, histeria, terror, angustia y desesperación. En la medida en que la ira se dirija contra los responsables de la crisis climática, puede hacer mucho para socavar y finalmente romper su poder, aunque podemos esperar intentos sostenidos de canalizar todos estos sentimientos en formas irracionales y autodestructivas como el fanatismo religioso. 

Me parece razonable partir del supuesto de trabajo de que la extracción de hidrocarburos seguirá detenerse, pero que esto probablemente no sucederá hasta la segunda mitad de este siglo. Al llegar tan tarde en el proceso de calentamiento global, se puede esperar que la victoria del capital verde solo tenga un impacto modesto y retrasado en el cambio climático (aunque este puede ser el caso incluso si ocurre antes). La probabilidad del escenario optimista puede aumentar, pero solo hasta un nivel que todavía es bastante bajo; la probabilidad de un escenario pesimista disminuirá, pero no hasta cerca de cero.

Por lo tanto, debemos abordar la cuestión: Qué más se puede hacer para combatir el calentamiento global, adición a los¿Pasar a una economía verde? Y aquí debemos dar alguna consideración a la gama de opciones que se conocen con el nombre de 'geoingeniería'.

Geoingeniería

La geoingeniería, literalmente, la ingeniería de la Tierra, es un término recientemente acuñado para la intervención humana deliberada a gran escala en el sistema climático.11

Los ecologistas han reaccionado con hostilidad ante la idea misma de la geoingeniería.12 Esto es comprensible. Sin duda, es arriesgado jugar con un sistema que sigue siendo poco conocido. Hubiera sido mucho mejor si hubiéramos logrado evitar la situación que nos empuja a recurrir a tales expedientes. La hostilidad también es apropiada como reacción a la promoción de la geoingeniería como alternativa a una economía verde, una táctica que los intereses de los hidrocarburos están comenzando a adoptar a medida que la negación absoluta del calentamiento global pierde credibilidad. Pero eso no es relevante para el presente argumento.

Es importante distinguir entre los diferentes esquemas de geoingeniería y evaluar cada uno según sus méritos. Algunos parecen lo suficientemente inofensivos, aunque no tan efectivos (hacer que los techos sean más reflectantes pintándolos de blanco, cultivos genéticamente modificados y pastos con follaje más reflectante). Otros presentan claros peligros. Por lo tanto, 'dopar' la estratosfera con aerosoles de sulfato enfriaría la superficie, pero también dañaría la capa de ozono, perturbaría el ciclo del monzón y cambiaría el color del cielo de azul a un blanco grisáceo opaco. Desafortunadamente, este esquema es el que tiene más probabilidades de implementarse, ya que es relativamente económico y utiliza tecnología fácilmente disponible.

En mi opinión, los más prometedores son los esquemas basados ​​en el espacio o en la luna diseñados para desviar la radiación solar lejos de la Tierra, es decir, para actuar sobre el sistema climático de la Tierra desde el exterior en lugar de alterar su funcionamiento interno. Una propuesta es colocar material que disperse la luz, como hilos de aluminio o pequeños discos, en la órbita terrestre o más lejos hacia el sol. Los espejos ajustables tendrían la ventaja de una mayor flexibilidad. Podrían construirse en la luna usando vidrio disponible localmente. Algún sistema de este tipo seguramente debería estar dentro de la capacidad humana en nuestro nivel actual de desarrollo tecnológico, al menos si las agencias espaciales del mundo le asignan la máxima prioridad.

Calentamiento Global y Socialismo

Si bien el capitalismo verde podría resultar capaz de hacer frente al desafío planteado por el calentamiento global, al menos hasta el punto de garantizar la supervivencia humana, el socialismo mundial podría hacer frente mejor. Una comunidad socialista mundial podría concentrar el esfuerzo humano en el problema de manera mucho más efectiva que una humanidad todavía dividida en estados rivales y dividida por clases y otras divisiones. Claramente tendría sentido si los proyectos de geoingeniería basados ​​en el espacio fueran emprendidos por una sola agencia espacial mundial, y no es muy probable que tal agencia se establezca bajo el capitalismo, incluso de la variedad verde.

Una comunidad socialista también estaría mucho mejor ubicada que un sistema impulsado por las ganancias para minimizar el sufrimiento humano causado por el calentamiento global (aunque el sufrimiento aún sería a gran escala). En el socialismo no enfrentaríamos obstáculos 'económicos' para la organización efectiva de ayuda para las regiones golpeadas por el clima extremo y la mala cosecha o para el reasentamiento de los refugiados climáticos.    

Al mismo tiempo, debemos repensar nuestras ideas sobre el socialismo a la luz de la crisis climática. ¿Cómo funcionaría realmente una administración mundial socialista en condiciones de caos climático generalizado, con las comunicaciones interrumpidas constantemente por las supertormentas? ¿Tales condiciones no requerirían un régimen de emergencia de décadas? En términos prácticos, ¿podría tal régimen funcionar con tanta participación democrática de masas como nos gustaría imaginar?

Los conceptos de 'abundancia' y 'libre acceso' también deben reconsiderarse a la luz del calentamiento global y de la crisis ambiental general. En condiciones de caos climático, la sociedad socialista podría encontrar una tarea suficientemente exigente para satisfacer las necesidades humanas básicas (alimentos, agua potable, vivienda, salud, etc.). Es cierto que se pueden liberar reservas sustanciales eliminando el desperdicio inherente al capitalismo, pero pronto se agotarán debido a las cada vez más frecuentes fallas en las cosechas regionales. E incluso si la sociedad logra mantener a todos sus miembros abastecidos con suficiente comida, puede que no sea el tipo de comida que la mayoría de ellos preferiría comer. Será necesario cultivar aquellos cultivos que sean más adaptables al clima caótico en lugar de aquellos que sean más atractivos para el consumo.13

Bajo algunos escenarios concebibles, incluso si la humanidad sobrevive de alguna forma, el socialismo ya no sería una opción viable en absoluto. Considere el Escenario B, con humanos sobreviviendo solo en bolsas aisladas u 'oasis'. Socialismo a escala global, quizás cualquier sociedad a escala global- es extremadamente difícil de imaginar en un mundo así.

Apenas estamos comenzando a reevaluar el punto de vista socialista a la luz de la realidad del calentamiento global.14 Hasta qué punto el socialismo seguirá siendo relevante depende de esta reevaluación.

Notas

1. 'Calentamiento global' tiene connotaciones más fuertes y por lo tanto más apropiadas que el 'calentamiento global' más utilizado.

2. Los científicos gubernamentales, que forman la interfaz entre los mundos de la ciencia y la política y, por lo tanto, desempeñan un papel clave en el proceso, son especialmente vulnerables a estas presiones.

3. Estas aguas son poco profundas y, por lo tanto, se calientan más rápido que las profundidades del océano. Véase: Robert Hunziker, 'Alerta de brote de metano', 27 de abril de 2013.

4. Andrew Alden, 'Mares en erupción. "

5. Hasta hace poco tiempo, los climatólogos se preguntaban cuánto tardarían las capas de hielo en derretir. Al menos en lo que se refiere al nivel del mar, esta era la pregunta equivocada. Las capas de hielo colapsarán mucho antes de que el hielo se haya derretido por completo, y el hielo restante entrará al océano en forma de icebergs.

6. 'La historia climática a largo plazo de la Tierra revela la existencia de varios estados climáticos estables pero bastante diferentes, y los modelos climáticos actuales no predicen su existencia' (James Lovelock, La cara que se desvanece de Gaia: una advertencia final, Nueva York: Libros básicos, 2009, pág. 39).

7. Hay numerosos libros académicos y populares sobre el cambio climático para elegir, pero específicamente sobre abrupto cambio climático recomiendo: Fred Pearce, Con velocidad y violencia: por qué los científicos temen los puntos de inflexión en el cambio climático (Boston: Beacon Press, 2007); John D. Cox, Crisis climática: cambio climático abrupto y lo que significa para nuestro futuro (Washington, DC: Joseph Henry Press, 2005). Para una colección de trabajos académicos, ver: Consejo Nacional de Investigación, Cambio climático abrupto: sorpresas inevitables (Washington, DC: National Academy Press, 2002).

8. Por economía 'verde' entiendo aquella basada en el uso de fuentes de energía renovables (eólica, mareomotriz, geotérmica, etc.) pero sobre todo solar. Las comillas (de ahora en adelante eliminadas) son para reconocer que el capitalismo 'verde' no debe ser idealizado, ni siquiera desde el punto de vista ambiental. Ver mi artículo: 'Los metales de tierras raras y la economía energética no tan limpia», El estandarte socialista, Mayo 2011.

9. '¿La crisis climática y el nuevo capitalismo verde?' Aufheben, 2012, núm. 21. Orden aquí

10. El valor combinado de las 100 principales empresas de carbón y las 100 principales empresas de petróleo y gas se estima en 7.42 billones de dólares. Esto no incluye empresas más pequeñas, empresas que brindan transporte y otros servicios a la industria, fabricantes de productos petroquímicos, etc. Ver: 'Capitalismo: ciegos y sordos al mundo de la naturaleza», El estandarte socialista, Junio ​​de 2013.

Una cuestión crucial es si las empresas de hidrocarburos se diversificarán seriamente y finalmente cambiarán a la producción de energía renovable, y cuándo lo harán. Hasta ahora, la participación de las compañías petroleras en la energía renovable ha sido a pequeña escala, probablemente solo un ejercicio de relaciones públicas. Sin embargo, recientemente, Coal India, la compañía de carbón más grande del mundo, anunció planes para usar energía solar para reducir su propia factura de energía.

Para un análisis que es mucho más escéptico con respecto a las perspectivas del 'capitalismo verde' ver: Sanderr, 'Hope or Hoax: Reflections on the Green New Deal,' Perspectiva Internacionalista, mes 61, primavera de 2016.

11. Discuto el tema de la geoingeniería en 'Ingeniería de la Tierra», El estandarte socialista, Enero 2011.

Para un análisis más detallado de las opciones de geoingeniería, consulte: The Royal Society, Geoingeniería del clima: ciencia, gobernanza e incertidumbre (Septiembre 2009).

12. Véase, por ejemplo: Geopiratería: el caso contra la geoingeniería (Grupo ETC, 2010).

13. Se aplican consideraciones similares a las fuentes de proteína animal. Para cuando alcancemos el socialismo, las poblaciones de peces bien pueden haber sido completamente destruidas por la sobrepesca, la acidificación de los océanos, etc. Puede existir la piscicultura, pero sus productos tendrán menos valor nutritivo. La gente también tendrá que acostumbrarse a comer insectos cuando todo lo demás falle.

14. Algunos socialistas han sido mucho más influenciados por los imperativos ambientales que otros. Algunos todavía no logran comprender ni siquiera un punto tan básico como la urgencia de abandonar la quema de combustibles fósiles. Para una exposición clara de las perspectivas divergentes, véase el reciente debate sobre fracking en el Foro SPGB.

Escrito por

Crecí en Muswell Hill, al norte de Londres, y me uní al Partido Socialista de Gran Bretaña a los 16 años. Después de estudiar matemáticas y estadística, trabajé como estadístico del gobierno en la década de 1970 antes de ingresar a Estudios Soviéticos en la Universidad de Birmingham. Participé activamente en el movimiento de desarme nuclear. En 1989 me mudé con mi familia a Providence, Rhode Island, EE. UU. para ocupar un puesto en la facultad de la Universidad de Brown, donde enseñé Relaciones Internacionales. Después de dejar Brown en 2000, trabajé principalmente como traductor de ruso. Me reincorporé al Movimiento Socialista Mundial alrededor de 2005 y actualmente soy secretario general del Partido Socialista Mundial de los Estados Unidos. He escrito dos libros: The Nuclear Predicament: Explorations in Soviet Ideology (Routledge, 1987) y Russian Fascism: Traditions, Tendencies, Movements (ME Sharpe, 2001) y más artículos, artículos y capítulos de libros que quisiera recordar.

Más Artículos
S
P
Deje un comentario

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio utiliza el complemento de verificación de usuario para reducir el spam. Vea cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Este sitio usa Akismet para reducir el correo no deseado. Descubra cómo se procesan los datos de sus comentarios.

Condiciones | Política de privacidad | Política de Cookies | Política de Devolución | Mapa del Sitio